jueves, 15 de febrero de 2018

Pesadilla En Zocodover




Ricardo Garanda(@rgarciaaranda)

Sois capaces de imaginaros que un día os levantáis, pasáis por la plaza de Sant Jaume, de Barcelona, o por la del Pilar de Zaragoza o Ciudad Real, o por esa otra Redonda de Valencia, La Alameda de Sevilla, Maiona de Bilbao o la Puerta del Sol de Madrid y os la encontráis llena de migrantes, pero llena, llena de verdad, muchos miles, cientos de miles de exiliados, hombres mujeres y niños allí, mirándote según pasas, esperando que alguien diga algo, que alguien proponga alguna solución a su parálisis vital. Esperando que alguien como tú les mire a los ojos y diga alguna cosa que les anime a pensar que sus vidas pueden ser posibles algún día. Porque ahora ellos saben que no lo son.

Huyeron de sus guerras y de sus miserias y quedaron varados en el lodo de la civilización occidental. Son personas, pero no las podemos atender, no nos sobra de nuestros lujos como para sacrificarnos por ellos, por ellas. Y los tenemos enjaulados, esperando a no sé qué. Tal vez a que su guerra se acabe y puedan volver. O tal vez a que haya otra con nuevas y más grandes atroces locuras que tape las actuales.

Insisto, ¿os imagináis que en lugar de verlos, lo poco que les sacan, a través del televisor, malviviendo en eso que llamamos “campos de refugiados”, los viésemos un día en nuestras plazas. Suplicantes, desesperados, sin fuerzas siquiera para exigir sus derechos como seres humanos? ¿Sois capaces de imaginaros tal cosa?. Venga, esforzaos, a cosas más difíciles os habéis atrevido en vuestra imaginación ¿o no?.

Pues eso ocurrió en la plaza de Zocodover de Toledo. Y nadie lo ha contado. No hay imágenes, no hay información escrita, no hay sonido. Por supuesto no hay informes oficiales y los pocos testigos guardan silencio. Pero esto ocurrió allí. Una mañana apareció la plaza de Zocodover de Toledo absolutamente llena de gentes de otros mundos, de otras guerras, de otras miserias. Y llenaban la plaza y la cuesta de Carlos V hasta más allá del Alcázar, y la calle Ancha, y no podían entrar más por el Arco de la Sangre porque la calle Cervantes estaba a tope.

Eso ocurrió en Toledo y yo lo cuento. La historia está ya imprimiéndose y verá la luz dentro de muy poco tiempo. Pesadilla en Zocodover será el título del libro porque esa es la historia que cuenta.
Yo lo he escrito, pero no puedo leerlo por cada uno de vosotros, por cada una de vosotras. Lo normal es que penséis que esto es imposible que ocurra, que los “extranjeros” están todos a buen recaudo en las fronteras, vigilados por los oportunos ejércitos. Yo os digo que ocurrió en Toledo. ¿Y si fuera verdad?, ¿Y si aún no lo ha sido pero puede serlo en cualquier momento?. Dadme unos días y salimos de dudas.


viernes, 9 de febrero de 2018

¿Ley o Pacto?


Ricardo G-aranda (@rgarciaaranda)


Es difícil cambiar la ley electoral, porque estos intentos de cambio suelen obedecer a cuentas especialmente beneficiosas para quien los propone y esto es como la historia de la manta, si te tapas el cuello se quedan los pies al aire, no hay manta para todos. Pero, al menos, por fin parece que Podemos ha comprendido que no es malo en democracia ponerte de acuerdo con tu fuerza parlamentaria antagónica para intentar salvaguardar intereses que a ambos les parezcan relevantes. Cuándo el PSOE quiso hacer algo parecido eran unos traidores a la izquierda.
¿No es lo mismo? Miren ustedes, con aquel acuerdo que el PSOE propuso a Ciudadanos y Podemos pretendía gobernar desplazando al Partido Popular. Con la posibilidad de modificar la ley electoral, Podemos quiere facilitarse un camino al gobierno. Es lo que busca, ¿qué otra cosa si no?. Y es lícito, muy lícito, pero siempre.

domingo, 4 de febrero de 2018

Escribir

Ricardo Garanda (rgarciaaranda)


Esta semana, la columna de los Viernes por la mañana nace el Sábado por la noche, ya casi el domingo. Eso sí nace, porque me estoy poniendo con ello y aún me queda todo. A veces ni el escritor escribe, algo que es, como mínimo tan grave como si el lector no leyera.


Los dos últimos libros que he leído son del mismo autor, Haruki Murakami.  Alguien me trajo “De que hablo cuando hablo de escribir”, no sé si tomarme el regalo a bien o con recelo. Despertado mi interés, encontré en mi estantería “Sputnik, mi amor”. Creo que voy a leerme bastantes más de este autor.

martes, 30 de enero de 2018

Ubi est? Ubicuo


Porque donde están dos o tres reunidos en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos.

Mateo 18:20


En los tiempos de la posverdad seguimos construyendo castillos en el aire, con las paradojas que ya a nadie sorprenden como la de pretender ser el máximo administrador de la ley incumpliendo esa ley que te faculta para ello. Pretender ser investido president de una institución, cuyo origen emana de una constitución que pretende incumplir cuando no transgredir, roza lo patológico. Si además, lo que se pretende es instaurar una presidencia "virtual" para evitar afrontar los efectos de sus propios actos, y sus consecuencias, supera incluso a Matrix y sus guionistas. Lo mismo ha visto la luz en el camino de Emaús, y estamos ante el nuevo mesias ubicuo y onmipresente. 
Habrá que ver la fortaleza de sus discípulos en esa verdad revelada... no sea que haya entre ellos algún que otro Judas...

 LA REBOTIKA
Viñeta @La Rebotika
Texto @romerojl

jueves, 25 de enero de 2018

España nos cuesta

 Ricardo G-aranda (@rgarciaaranda)


Ha tenido que venir alguien desde el exterior para plantear en voz alta algo que ronda entre bastidores desde el principio de este vodevil en el que se ha convertido la estrategia de presión de los independentistas catalanes para avanzar en su deseo de poder constituir su republica. Y que quede claro que no rebajo a tal definición de comedia popular a la reivindicación en sí, que muy respetable me parece por poco que coincida en ella, sino al teatrillo que día a día se va montando como si de un juego de estrategias de salón se tratara.
Yo creo que la profesora Marlene Wind directora del Centro de Política Europea de Copenhague dio en el clavo cuando, después de aclararle al señor Puigdemond que, según sus estudios, España es el país más descentralizado de Europa, y de dejar claro que Catalunya era la región más rica de España, le preguntó si  la causa de tanta ansia  independentista no tendría que ver con buscar la separación “de los pobres”, de las regiones españolas que tienen menor renta per cápita y por tanto están necesitadas de la ayuda de las que más tienen.

viernes, 19 de enero de 2018

Cuatro años sin Poder

 Ricardo G-Aranda. (rgarciaaranda)

Que esta sociedad necesita revulsivos que la hagan  creer en que se pueden hacer las cosas de otra manera, con honestidad, atendiendo más a los más débiles y exigiendo más responsabilidad a los que más pueden, es algo que a muchos no nos cabe la menor duda. Pero además de creer que se necesita tal cosa, es necesario ir poniendo los medios necesarios, abriendo los caminos oportunos para hacerloposible.
Durante estos cuatro años que han transcurrido desde que surgió el movimiento que iba a conquistar el cielo,  vemos como apenas ha conseguido dirigir alguna parcela del purgatorio, y eso sin tenerlo muy claro.