domingo, 12 de marzo de 2017

Compartiendo

Hace un par de días, este rincón donde compartimos las reflexiones y  reflejos que nos devuelven los espejos ora cóncavos, ora convexos de la realidad, cumplía cuatro años de vida. Una eternidad en la efimera vida de la red. Y reflexionando sobre esa efeméride y lo que nos une a los que aquí nos desahogamos cada uno a nuesta manera, me ha venido a la cabeza esta imagen.


No es una gran imagen. Ni siquiera es la mejor de ese día. Por no estar, ni estan todos los que allí estaban. Pero representa ese concepto que da título a esta entrada. Compartir. Compartir mesa. Compartir risas. Compartir amistad.

He querido recuperar la seccion de las palabras y la mirada en este aniversario del blog con una imagen que ya tenía un lustro cuando nació Reflejos. En aquella ocasión viejos camaradas de media vida compartiendo cosas, incorporaban al grupo a otros nuevos compañeros, y alguna compañera aunque no salga en la imagen. Y todos compartiamos mesa, (sin necesidad de mantel) buen vino, y risas. Sobre todo risas.

Hoy con algunos ya solo compartimos recuerdos. Varios han pasado a ocupar nuestro paraiso de la memoria, el más reciente, César (en la foto de espaldas a la izquierda). De ellos nos quedará el recuerdo compartido y las cosas que aprendimos.


Otros seguimos manteniendo prendida esa chispa compartida, que como los buenos vinos, va ganando con los años. Con otros, la vida te acerca o te aleja en función de que tren o barco cojamos cada cual, pero quiero creer que seguimos compartiendo lo fundamental.

Al fin y al cabo, como primates avanzados, sólo nos distingue del resto del mundo  animal la capacidad racional de interactuar con una mínima inteligencia con los demás. Somos animales sociales. Y de ahí nace la necesidad de compartir.

Por todo eso, solo aquellos grupos construidos sobre el compromiso compartido de quienes lo componen tienen esa solidez consistente que resiste los avatares del tiempo. Lo demás, solo son fuegos de artificio.

Alzo mi copa por los viejos y buenos amigos. Por ese compromiso compartido con los años. Y brindo por otros cuatro años compartiendo Reflejos.

Salud

JLROMERO

@romerojl