jueves, 12 de mayo de 2016

Rajoy Presidente

                         Ricardo G-aranda Rojas (@rgarciaaranda)


¿Y por qué no?
Si no hay suficiente izquierda en éste país para impedirlo o si la hay pero es incapaz de estructurar una opción viable para hacerlo, lo razonable es que el Partido Popular con Rajoy a la cabeza y apoyado por la emergente derecha de Ciudadanos gobierne.

Alguien dijo que seguíamos en plena lucha de clases, pero que la estábamos perdiendo. Y esto parece así. Estamos a punto de pasar otros cuatro años, al menos, reduciendo la sanidad pública, potenciando la enseñanza privada y la educación sectaria, recortando salarios y condiciones laborales, discriminando los cotizantes de impuestos a favor de los más ricos, manipulando la opinión pública, ahorcando la cultura, recortando pensiones, enviando a nuestros jóvenes a buscarse la vida a otras tierras…cuatro años más, al menos.

Parece que todo ello es menos importante que el derecho a decidir. Nunca se ha tenido tanto miedo a un planteamiento programático electoral, como si aquí hubiera tradición de cumplir lo que se dice en los programas. A mí me da por pensar que no es creíble, que no es verdad, que es una excusa. Manías mías.

Tal vez tenga que ser así, que la derecha tenga que seguir gobernando con sus conocidas políticas unos años más mientras las izquierdas de éste país revisan sus principios ideológicos, sus reales compromisos con la sociedad y sus estrategias de alianzas. Que siga gobernando Rajoy mientras las izquierdas deciden si hay que decir derecha/izquierda o arriba/abajo, o si hay que cerrar los sindicatos o dejarlos que sigan defendiendo a los trabajadores hasta dónde lleguen. Que siga gobernando el PP mientras las izquierdas discuten las cualidades o defectos de sus respectivos líderes, la idoneidad o no de un candidato para el puesto dos de no sé qué provincia.

La derecha hace políticas, aunque sólo les gusten a ellos, son sus políticas, las que les dan sus beneficios más o menos honestos o deshonestos, las que asumen sus diputados y diputadas y las que quieren sus votantes. Las izquierdas mientras, se miran el respectivo ombligo, IU el suyo, el de toda la vida, Podemos ése enorme ombligón que les cubre medio cuerpo, y PSOE el de no se sabe quién, porque no parece siquiera claro cuál es el ombligo que hay que observar.

Como quiere mi amigo Juanfran, deseo fervientemente equivocarme, pero me temo que el mal ya está hecho, después de lo que ha ocurrido desde el 20 de diciembre y viendo cómo hemos empezado esta nueva campaña, o gobierna la derecha como consecuencia de la próxima consulta o tenemos que ir a una tercera cita electoral, y no creo que esto último ocurra.

Sólo se me ocurre una opción que podría tal vez cambiar las cosas: que la suma de “las izquierdas”, donde las haya, dieran mayoría absoluta. Si esto ocurriera ¿se sentirían obligados PSOE y Podemos a llegar a un acuerdo de Gobierno?

No lo sé, preguntaré a Sabina, a ver si ella aporta luz.