miércoles, 17 de septiembre de 2014

Nocturno

EL OJO DEL FOTOGRAFO


Nocturno



Hacer fotografías durante la noche parece en principio una contradicción. Si la fotografía necesita de la luz para tener razon de ser, intentar hacerlo cuando ésta escasea debería ser un absurdo.


Por este motivo, parecería lógico que cuando el sol tiende a esconderse por el horizonte, como es el caso de estas dos imágenes desde los acantilados de Roche en Cádiz, tendiesemos a guardar nuestros bártulos, y disponernos a disfrutar de los placeres de la noche, sobre todo si estamos en un lugar tan fantástico como la costa gaditana.


Pero hete aquí que esas maravillas tecnológicas que son hoy las cámaras digitales, tienen un rango de sensibilidad y unas capacidades de captar los mas mínimos rastros de luz, que nos permite introducirnos en la fotografia creativa, en la fotografía nocturna, y para los mas avanzados en el lightpainting. 


Conil siempre tiene rincones mágicos para captar sus encantos a cualquier hora del día.


 Y algo tan sencillo como el riego nocturno de los jardines combinado con los focos nocturnos se convierten en algo impactante


Este verano que ya toca a su fin, ha sido el verano de las superlunas, pudiendo disfrutar de el perigeo de la misma en los tres meses estivales, haciendo que todo el mundo se haya animado a intentar plasmar al astro selenita en imágenes.


El mar, la mar, de noche, y con la sóla iluminación de la luna, y los barcos de los pescadores en el horizonte tiene siempre ese atractivo mágico y arcano de lo misterioso.


Y por supuesto, las estrellas, la via láctea, plagada de estrellas indica el imaginario camino seguido por Carlomagno para encontrar un apóstol...


Estas experiencias veraniegas me han animado a seguir intentando mejorar en este dificir arte de la fotografia nocturna. El principal inconveniente, enfocar a oscuras, sin poder comprobar convenientemente el encuadre como ha ocurrido en la foto que cierra esta entrada.


Aquí lamento haber cortado ligeramente a la última incorporación a nuestra familia, Gastón, pero estoy seguro que conseguiré mejores instantáneas de él en próximas ocasiones. Creo que disfrutó tanto como yo de la sesión nocturna en completa oscuridad, en completo silencio, solo roto por el click del obturador. Algo realmente relajante.

Espero que también te haya resultado, si no igual de relajante, si al menos interesante, y por lo tanto volver a encontrarnos por aquí la semana que viene. Hasta entonces, gracias por tu atención. Chaoooo!!!

JLROMERO

@romerojl