viernes, 24 de abril de 2015

Oiga, soy el Sindicato, ¿Ustedes a qué se comprometen?








Aún faltan unos días para que oficialmente comience la campaña electoral, tienen fecha de inicio y de caducidad las propuestas electorales que realizan los diferentes partidos que concurrirán a las elecciones pocos días después de mi cumpleaños. Espero un buen regalo este año.



Pero las necesidades de la gente tienen otro tipo de caducidad. En demasiados casos es ya mismo. Cuidado con las promesas o con la ausencia de ellas, a éstas alturas están hechas con material peligrosamente explosivo. 


José Luis Gil, sindicalista de CC.OO. en Castilla la Mancha lleva ya tiempo repitiendo a quienes no entienden estas cuestiones a la primera que “El Sindicato no concurre a las elecciones, pero sus propuestas Si”. 


No habrá una candidatura de éste sindicato ni de ningún otro en las mesas electorales el 24 de Mayo pero sí estarán presentes sus propuestas para la imprescindible recuperación  del empleo y las condiciones mínimas de dignidad que haga del mismo una base para que los trabajadores y las trabajadoras puedan diseñar sus vidas y las de sus hijos pensando en un razonable futuro personal y social.


No compiten los Sindicatos con listas electorales, pero CC.OO. si está preguntando, para que todo el mundo conozca las respuestas, por cuál es el plan de medidas que cada opción defiende para recuperar los niveles de atención sanitaria pública que los votantes tuvieron, perdieron y ahora exigen recuperar.


No les toca a los Sindicatos recontar ahora sus votos, ya lo hicieron y siguen haciéndolo en las empresas, pero las reivindicaciones sobre adecuados sistemas educativos y medios suficientes para hacerlos efectivos y conseguir mejores niveles de formación cultural y técnica, van a estar ahí, inclinando votaciones.

Infraestructuras, impuestos, libertades, injusticias sociales y laborales…No se presentan los Sindicatos a estas elecciones, pero sus propuestas sí, y así debe ser.


Hay gente a la que esto les puede molestar, y no sólo a quienes se definen conservadores y por tal se sienten incómodos ideológicamente con esta participación social de las organizaciones sindicales. Eso se entiende bien aunque sea fruto de una tremenda ignorancia histórica.


Pero no solo a ellos, hay también otras opciones políticas, que se mueven mejor por los terrenos del progresismo, a los que les gustaría no ser molestados en éstos momentos en los que necesitan máxima concentración para afinar sus propuestas y sus estrategias.


Pero unos y otros, conservadores o progresistas, veteranos o nuevos en esta competición democrática, deben entender claramente que los trabajadores y las trabajadoras de éste país tendrán siempre serios problemas para apoyar aquellas opciones en las que no confían para desarrollar las políticas que más directamente les puedan beneficiar. Y los Sindicatos representan a estos colectivos laborales que tan vilipendiados están en éstos momentos de decisiones electorales. Los representan y exigen en su nombre.


No pueden callar los Sindicatos con la que les está cayendo a los más débiles de ésta sociedad. Si a alguien le interesa que callen, desde luego no es ni a los trabajadores ni a quienes luchan por ellos.

Anden listos y entiéndanlo, los veteranos y los nuevos, las propuestas de la clase trabajadora Sí compiten en estas elecciones. 


A votar.



Ricardo Garanda Rojas 

 (@rgarciaaranda)