viernes, 28 de octubre de 2016

Una izquierda entre lo viejo y lo adolescente.


El serial que hemos vivido en los últimos meses en el seno del Partido Socialista Obrero Español tuvo su penúltimo episodio ayer en el Parlamento. Como las buenas telenovelas será difícil siquiera intuir dónde puede estar el final, porque esto va a seguir...

Pero ayer fue un episodio importante. Todo un espectáculo ver al portavoz del PSOE lanzando un extraño discurso de “te dejo pasar pero te vas a enterar” enviado, no al parlamento, tampoco a la sociedad, sino a sus propios afiliados, a la mitad para justificarse con el “no hay alternativa” y a la otra para reforzar manidos argumentos de defensa en esa misma línea.


Todo muy mentiroso, muy rebuscado, muy falso…muy viejo. Porque aquí el debate no es nuevo, es muy viejo, tanto como Felipe González y sus compromisos con Suarez y su gente: No había que preocuparse, ya se ocupaba el partido socialista de cerrar el paso a los comunistas. Entonces y ahora, el mismo compromiso aunque los comunistas ahora se llamen de otra forma y no se sepa muy bien que son. Con personajes iguales o parecidos, Felipe González, grupo Prisa y la derecha católica. ¿Falta alguien? .
Susana Díaz y sus chicos no han sido más que el brazo necesario, y Pedro Sánchez el hombre de paja conveniente para ir tapando el hueco mientras la estrategia avanzaba. Todo muy viejuno.

Y en el cruce las hordas entusiastas del capitán Iglesias y su lugarteniente Errejón, descubridores del mundo y sus miserias. Con un posible buen futuro en el escenario político y social de éste país, pero con un peligroso comportamiento adolescente en éstos tiempos de indefinición ideológica y de tergiversación en la necesaria escala de valores.

Es el choque entre los temores a cualquier impulsivo cambio y la arrolladora altivez de quienes creen que nada de lo existente vale la pena. Entre quienes se creen imprescindibles en el mantenimiento de las esencias socialdemócratas como milagroso equilibrio social y quienes consideran que aquí todos y todas somos parte de un conciliábulo maléfico que manipulamos el presente y el futuro con la clara intención de mantener todo como era antes de que ellos consiguieran su milagrosa y excepcional mayoría de edad.

Ambos bloques tenían que ponerse de acuerdo y la ignorante mayoría creíamos que tras las elecciones del 20-D así sería. Un año hemos tardado en ir comprendiendo que esto sería sencillamente imposible. Pobre Pedro y su equipo, les ha tocado el papelón de estar en primera línea de ésta tremenda bellaquería.

Ayer Pablo Iglesias tenía poco que decir, son parte del fracaso, pero tenía unos cuántos minutos parlamentarios que ocupar y se dedicó a distraer a las audiencias insultando por acá y por allá y aparentando una grupal indignación cuándo el impresentable portavoz del PP entendió que era muy divertido esto de insultar en un nivel un pelín más elevado.

El espectáculo de la Izquierda está servido y la gozosa derecha se encuentra con unos tiempos de gobierno que hace un año daba por perdidos. Han vuelto a deshacer sus maletas porque la habitación queda libre para que ellos se queden. Les han regalado otra temporada.

O el PSOE rejuvenece sus planteamientos y pierden el miedo a los nuevos tiempos,y maduran los chicos y las chicas de Podemos, o la derecha ultramontana de éste país seguirá manipulándonos y hundiéndonos en la miseria social y laboral durante mucho tiempo.
¿Que muchas gentes les votan? Pues claro ¿han sido capaces de convencer el PSOE y Podemos a estas gentes para que opten por otras alternativas. En democracia no hay nada gratis, hay que ganárselo, y si no ya sabes, se lo lleva el otro.

Las izquierdas viejas y nuevas están en el peor momento de la historia de la democracia, y lo que es peor, todo apunta a que empeore.

Ineptos. 

1ª Posdata.- Después de escribir este articulo,  Pedro Sánchez dimite como parlamentario para no caer en la trampa que le habían preparado desde la gestora. Dimite y se compromete a iniciar su pelea interna visitando con su coche a las bases en sus agrupaciones. Entre el rojo amarillento de Doña Susana y sus Barones, dirigidos por D. Felipe, y el rojo chillón de los recién llegados a ésta izquierda que con frecuencia ellos mismos niegan como definición, se abre un espacio esperanzador. Veremos cuánto de quemado tiene Pedro Sánchez para poder seguir adelante. Si las primarias fueran mañana estoy seguro que barrería. Pero no hay prisas.
2ª Posdata.- El discurso de D. Pablo Iglesias sobre el epílogo del PP me ha gustado, prometedor hablando de las gentes que ya no van a soportar más sus políticas. 
3ª Posdata.- Como no se acerquen y se pongan de acuerdo, ambos estarán condenados al fracaso y el Epílogo del PP. se alargará irremisiblemente.


Ricardo Garanda Rojas  (@rgarciaranda)