viernes, 13 de septiembre de 2013

Carta abierta a mi amigo Jaime

LA COLUMNA DE LOS VIERNES


Carta abierta a mi amigo Jaime.

 

Querido amigo:

Tengo que felicitarte por el éxito de la convocatoria de la “Vía catalana” del día de la Diada. Fue realmente un éxito. Comprendo la  alegría y la ilusión que desbordáis. Imagino que os sentís ahora más cerca de vuestro objetivo, y eso es una buena razón para sentirse feliz. Pletóricamente feliz.

Yo, sin embargo, estoy triste.

Tu y yo hemos hablado mucho de esto. Y hemos discutido, pero sabemos defender cada uno nuestras ideas. Somos buenos en eso y vamos a seguir siendolo.

Tu y yo sabemos que en este debate hay muchos matices y muy variados, y también sabemos que ni tú estas de acuerdo con todos los argumentos de los independentistas ni yo con todos los de los unionistas. Pero tu defiendes la independencia de Catalunya y yo quiero que sigáis en este País.

Quiero ser consecuente con mis ideas. Yo si quiero ser consecuente con mis ideas. Por eso pienso que si mas de la mitad de los catalanes y las catalanas con derecho a voto quieren un referéndum hay que hacerlo, y que si en esa consulta mas de la mitad de los catalanes y las catalanas con derecho a voto decidís la independencia, tendréis derecho a ella. Esto es democracia. No debe haber leyes democráticas que impidan la democracia.

Pero esto es muy deprimente. Queréis ser una Nación rica, de hecho argumentáis que no lo sois por culpa del resto de España, que dais más de lo que recibís y que nos gastamos vuestro dinero y lo queréis para vosotros. En solitario os ira mejor, seréis ricos y potentes.

Yo, sin embargo, soy manchego. No tenemos muchos recursos. Para vivir decentemente y tener acceso a ciertos avances sociales necesitamos la solidaridad de otros pueblos con una posición geopolítica que les permita el necesario nivel como para poder ser solidarios. Si quieren.
Si no queréis ya veremos como nos arreglamos. Seguramente viviendo bastante peor que vosotros. Pero ya comprendo que esto para vosotros no es prioritario. Lo comprendo pero no lo comparto. Mi ideología, con la que también quiero ser consecuente, no me permitiría compartirlo aunque fuese catalán en lugar de manchego.

Por eso yo siempre he pensado que la reivindicación de independencia era algo mas propio de la burguesía conservadora, porque siempre les he adjudicado la condición de egoístas sociales e insolidarios.
Pero parece que estos matices los he tenido siempre desenfocados. Tratándose de ser mas ricos o mas pobres no hay tanta diferencia entre presuntas posiciones ideologicas. Vuelvo a descubrir que la solidaridad es un concepto teórico, a veces un gesto. Muy poquitas veces un compromiso que suponga un sacrificio.

Querido Jaime, me rindo, estoy mayor y esto de que la edad te da conocimiento y sabiduría debe ser otro mito. Eso o que yo soy tonto progresivo, porque cada vez entiendo menos de algunas cuestiones que me siempre me parecieron importantes.
Pero si conseguís vuestra ansiada Independencia acordaros de nosotros, los pobres castellanos. Incluso espero que me ayudes a crear una especie de ONG en Catalunya para ayudar a los pobres y pueblerinos ciudadanos del centro de España. Seguro que de esa forma se os hinchará el pecho, diréis frases bonitas y estaréis dispuestos a socorrernos. ¿Por qué no? los ricos siempre han auxiliado a los pobres.

Pero ello tendremos que hacerlo antes de que los ciudadanos de la Ciudad Condal decidan que no están de acuerdo en que sus impuestos se gasten en garantizar los escasos beneficios agrícolas de ciertas zonas de LLeida.

Y una última y modesta sugerencia: En vuestro argumentario sería interesante que hablarais de fechas futuras, de hitos a conseguir, y no de 1514. Esto queda muy atrás.

Perdóname si no te gusta que haya hecho esta carta pública. Pero me parece que hay en el mundo demasiados Ricardos y demasiados Jaimes como para no hablar de ello en voz alta.

Espero verte pronto, antes de que necesite el pasaporte.
Un abrazo.
Ricardo.



Posdata.-  NO A LA GUERRA. 
Mister Kerry, ¿Cuánta gente tenemos que matar para decirle a Al Asad que no nos gusta que mate a gente?



Ricardo Garanda Rojas