sábado, 28 de septiembre de 2013

Ocultación, Mentiras y Mayorías Silenciosas.

LA COLUMNA DE LOS VIERNES

Ocultación, Mentiras y Mayorías Silenciosas.


Cuándo escuché el otro día a algunos de nuestros gobernantes escudarse en el concepto de “la mayoría silenciosa”, refiriéndose a los catalanes que no estaban en la Cadena de la Diada me acordé automáticamente de Arias Navarro, el último presidente de Gobierno  en vida de Franco. Este hombre menospreciaba las manifestaciones que entonces realizábamos en la calle pidiendo  amnistía y libertad, entre otras cosas, alegando que era mucha mas la gente que se quedaba en su casa, la mayoría silenciosa de entonces.


Cuándo nuestro actual Presidente  trata de manipular una entrevista en un medio de Nueva York en el contexto de la reunión de la ONU, pidiendo que retiraran las preguntas y respuestas relacionadas con el caso Bárcenas. O cuándo alguien llama a “Las Mañanas de la 1” para impedir que se realice el reportaje de la protesta en Escalona por la retirada del trasporte escolar, igual que se boicoteó el reportaje sobre las movilizaciones de los trabajadores y las trabajadoras de Teletech por las condiciones de su ERE. Cuándo estas cosas ocurren yo me acuerdo de las limitaciones que en el franquismo existían para la libertad de expresión y el derecho a la información.

La fórmula está clara: si consigo ocultarte la necesaria información como para que tú no sepas exactamente cuál es la realidad, podré contarte ésta como a mi me interese. Si lo hago bien, de manera insistente, como estrategia de gobierno, conseguiré que no escuches a quienes defienden lo contrario y ¡ya está! Otro alma cándida que incrementa el ejército de “la mayoría silenciosa”. Bolsa dónde, por cierto, estarán gran parte de los votos que necesito en el futuro.

Mientras nuestros gobernantes utilizan estrategias sacadas del franquismo (salvando la necesidad de votos para el futuro), los que luchamos contra aquel régimen tenemos derecho a sospechar que, en algunas cuestiones, no hemos avanzado tanto como otros creen. De hecho la desconfianza del ”pueblo soberano” se parece cada vez más a aquel “no te metas en eso, tú a a lo tuyo” de hace cuarenta años.

Si esto es la “Marca España” a mi me da vergüenza. Y dolor.


Ricardo Garanda Rojas

@rgarciaaranda