viernes, 13 de junio de 2014

Yo también quiero una República



 LA COLUMNA DE LOS VIERNES

Yo también quiero una República

Como unos cuántos millones de españoles y españolas, yo también prefiero para mi país la República.

Porque me gusta tener mi derecho a elegir a nuestro máximo representante en lugar de que me lo impongan, porque quiero que dimita si lo ha hecho mal, porque está muy claro que esto de la monarquía es algo antiguo y obsoleto.


Yo quiero una República que facilite una estructura de Estado más cercana a nosotros, más comprensiva con los problemas de la clase trabajadora, más justa y equitativa con los derechos de la mujer y la igualdad de géneros, más comprometida con la igualdad y protección de los seres humanos, dentro y fuera de nuestras fronteras.

Yo quiero una República moderna, acorde con nuestros tiempos y nuestras reivindicaciones, y con capacidad para facilitar un futuro mejor que el presente y el pasado. Porque el progreso, por propia definición,  es avance y mejora. Yo quiero una República dónde el socialismo gobierne y mejore nuestras vidas.

No voy a reivindicar un cambio de sistema por revancha, por continuar dónde obligaron a nuestros padres a dejarlo, por mucho que el cuerpo me lo pidiera. ¿Para qué? No quiero retomar mi Utopía en el 36, la quiero actualizar ahora, con las reivindicaciones de ahora, con los sueños de ahora, con las luchas de ahora. O, ¿es que los nuevos luchadores andan sobrados de fuerzas para despreciar todo lo pasado y carecen de ellas para afrontar de verdad el presente y el futuro?

En la Izquierda necesitamos líderes, si son jóvenes mejor, porque durarán más. Pero necesitamos líderes que amalgamen, no que separen más a base de despreciar, que entiendan exactamente qué es lo que hay que renovar de la lucha social de los últimos 35 años. Pero que no crean que la única opción es despreciar a toda una generación de luchadoras y luchadores. Eso es muy injusto, además de un signo claro de estupidez, y no necesitamos líderes estúpidos, en la izquierda no.

Yo también quiero una República y quiero votar por ella, pero cuando sepamos cómo, qué, y para qué la queremos. Y dado ése paso, cuándo seamos capaces de convencer a la mayoría de españoles y españolas de ello. Porque yo no quiero hacer éste viaje para que siga gobernando una derecha como la actual.

Por otra parte, tan justo es que reprochemos a los políticos sus mentiras, sus engaños, su incapacidad para cumplir su palabra, como injusto es que pidamos a toda una generación de políticos que incumplan la palabra dada en el Pacto Constitucional (para bien y para mal). Es una nueva generación la que requiere un nuevo Pacto (para bien o para mal).

No entiendo tantas prisas, no es el cambio de monarca el momento a utilizar, eso es solo un ventajismo inútil,  sino el cambio de generación política. Y mientras, vamos a ver si arreglamos nuestros líos, todos, y arreglamos también el gran lío en el que está inmersa la clase trabajadora de éste País.

Ricardo Garanda Rojas 

@rgarciaaranda