lunes, 18 de agosto de 2014

Cenicienta Roja

MAS DE CIEN PALABRAS Y UNA MIRADA


Cenicienta Roja




Siempre se rebeló contra las normas.

No aceptó nunca el orden establecido. No se conformaba con aceptar las cosas tal y como venían y siempre tenía la rebeldía necesaria para no hacer lo mismo que las demás.

Por eso se enfrentó al rol de cenicienta. No iba con ella eso de pasar desapercibida, escondida en un rincón de la historia, viendo la vida pasar por su lado, sin tener ocasión de invitarla a bailar.

Por eso cuando aquel día vió aquellas sandalias rojas, sabía que estaban destinadas para ella. Para poder correr por el camino de baldosas amarillas, siendo la reina del baile.

Sobre aquellas plataformas veía todo con mejor perspectiva. Y todos la veían a ella radiante. Segura de sí misma y de lo que quería.

Por eso aquella noche, cuando vio a lo lejos al lobo, no esperó a que se le acercara... Se fue directamente hacia él y le dijo aquello, de que ojos mas grandes tienes....

El lobo, un poco cortado, la invitó a una copa, justo cuando unas de las sandalias se rompió. Y todos sabemos lo que pasa en las cosas que van por parejas: cuando una parte se rompe, la otra paga las consecuencias....

Así que ni corta ni perezosa, aquella noche Cenicienta Roja se bajó de sus zapatos para vivir una noche de lujuria con el lobo...

Siempre le había gustado rebelarse contra las normas....

#ReinventandoElCuento

JLROMERO

@romerojl