viernes, 24 de octubre de 2014

TTIP ¿Era éste el Objetivo de todo éste lio?

LA COLUMNA DE LOS VIERNES
TTIP ¿Era éste el Objetivo de todo éste lio?
El Acuerdo Transatlántico para el Comercio y la Inversión (TTIP) Va a resolver todo.
En Europa va a importar poco que gobiernen partidos socialdemócratas o conservadores en los distintos países. En España será lo mismo que siga dirigiendo nuestros destinos esta pesadilla del PP o que lo haga un gobierno de Izquierda-Socialista-Podemos en cualquier versión.
La discusión sobre las ventajas o inconvenientes de la independencia de Catalunya o Euskady serán ya un tema para vacilarnos entre unos y otros.

Las distintas reformas laborales y sus posibles correcciones será algo del más mínimo interés de debate. Ni Convenios colectivos, ni salarios mínimos…Nada, papel mojado.
La Responsabilidad Social Corporativa se pasará de ser un voluntarioso intento a un chiste de mal gusto.
Todo esto y mucho más quedará resuelto en el mismo instante en que, primero el Parlamento Europeo, y luego los Nacionales den por bueno el Acuerdo que se está fraguando entre las autoridades Estadounidenses y las Europeas.
La clave es una. Nos la van a intentar vender de todas las formas y colores, pero la clave es una: Que las empresas multinacionales tengan todas, absolutamente todas las facilidades para producir y comerciar libremente. Sin trabas nacionales de ningún tipo, ni de aranceles, ni de condiciones laborales, ni de imposiciones fiscales no aceptadas por el arbitraje internacional impuesto por el propio Acuerdo para autoprotejerse.
No podrá haber decisiones de los Estados miembros, ni emanadas de sus parlamentos, ni planteadas en su tribunales respectivos, que supongan trabas a la plena libertad de las empresas multinacionales, para comerciar con sus productos obteniendo los beneficios que esas mismas empresas consideraran necesarios para el progreso de su mercado y la obtención de los convenientes niveles de beneficios.
Es otro mundo. Señores, señoras. Es otro mundo. Y yo creo que llevan unos años preparándonos para que lo aceptemos.
Una vez que cierren el acuerdo, tiene que ser aceptado por un 55% de los Estados miembros siempre y cuando estos supongan un mínimo del 65% de la población europea. No habrá enmiendas, o todo o nada, y si se pasa éste trámite, ya no habrá correcciones.
El contenido del acuerdo supone en sí mismo, una mutación de las Constituciones Nacionales, pero no habrá sometimiento a Referéndums.
Si la Constitución define al Estado, adiós a los Estados. Y las controversias jurídicas serán resueltas en un arbitraje internacional privado. Agacha la cabeza.
Adiós a los derechos laborales, a los que aún nos quedan. Nos equipararemos, en este tema, a los EE.UU.  y este país sólo tiene suscrito dos de los ochos convenios fundamentales de la OIT. Se limita el derecho de representación colectiva de los trabajadores. Lloraran por la recuperación de los sindicatos la gente que ahora los vilipendia.
La privatización de los servicios públicos será algo absolutamente imparable, será una necesidad para el mejor desarrollo de  la economía internacional. La rebaja de salarios será inminente…..
Y ya me callo que te estás cabreando. Infórmate si crees que estoy exagerando. Busca la información dónde puedas, porque los medios de comunicación españoles bastante tienen con las Black y el fútbol.
Tal vez nos quede conseguir que nuestros parlamentarios no lo voten. No sé si es posible….
Ricardo Garanda Rojas (@rgarciaaranda)