viernes, 5 de junio de 2015

¿Que gobierne el PP?



Sin entrar en muchos matices, después de las elecciones para gobiernos autonómicos y municipales, el Partido Popular sería la única alternativa democrática válida a la posible falta de acuerdo de las izquierdas.


Claro, que si las bases de PODEMOS tienen razón y el PSOE no pertenece a la franja ideológica de la izquierda bien se podría desplazar al PP intentando un acuerdo con CIUDADANOS. Eso que a algunos nos preocuparía profundamente, para otros tendría que ser normal si están convencidos de que en la izquierda no hay sitio para el Partido Socialista.

Sobre todo sería una alianza muy potente a partir del día siguiente a las elecciones Generales de Noviembre. Podría gobernar el espectro político del centro que promulgaba Aguirre, pero con unas variantes fundamentales. Un acuerdo entre Ciudadanos y PSOE sí que cubriría el teórico espacio electoral de centro, centro-derecha y centro-izquierda. Podemos quedaría dónde le gusta decir: abajo, con IU o sin IU.  Y el PP dónde le corresponde, bien definido en el espacio de la derecha social y económica.

No nos gusta ¿verdad?  Me gustaría saber, y no lo sé, exactamente quienes somos a los que esa posibilidad no nos gustaría. Pero tranquilicémonos, solo podría ocurrir esto si el ligero juicio de las bases (y algún/alguna dirigente) de Podemos sobre el PSOE fuera cierto. 

Más bien es preferible ser sensatos y delimitar nuestros deseos con nuestras críticas, que no se entrecrucen montando un caos en nuestro raciocinio que, a la postre, nos impida identificar claramente los conceptos que reivindicamos.

Si decimos y defendemos que la ciudadanía ha pedido mayoritariamente un cambio de progreso, habrá que incluir en esa ciudadanía mayoritaria a los votantes del PSOE, porque si no, no saldrán las cuentas. Si a esos votantes los situamos en el mismo paquete ideológico que a los del PP tendremos que concluir que la mayoría de esa ciudadanía ha pedido conservar el estatus quo.

Si por encima de estas elucubraciones sobre el espacio ideológico que ocupa el Partido Socialista, asumimos que lo prioritario es avanzar en un giro claro a la izquierda, habrá que definir bien hasta dónde es el giro, para saber lo que tiene que poner cada uno en éste fondo.

Es muy complicado estar ya trabajando en un frente contra alguien en las elecciones de Noviembre y querer pactar ahora políticas con ése alguien. Como mucho facilitar el acceso a la gobernanza, pero sin exigir políticas. Y si el único lazo de unión es el convencimiento de que hay que echar al PP, lo mismo es un lazo demasiado débil cuándo haya que ir tomando decisiones de gobierno.

Esto está francamente verde. Tal vez fuese mejor permitir que el PP siga gobernando allá donde haya sido el más votado, e ir tomando nota de la nueva experiencia desde una digna oposición, y volver a reflexionar con los resultados de las generales encima de la mesa.

Es como en las carreras, “ir al rebufo” a veces te da más posibilidades de entrar primero en la meta que si encabezas la carrera y no tienes suficiente fuerza para tirar.

Ricardo Garanda Rojas

(@rgarciaaranda)