viernes, 19 de junio de 2015

Somos Mas Ricos

No es lo mismo decir: “Somos más ricos”
Que decir: “Somos más ricos”.

Parece lo mismo, ¿Verdad?  Pues no, y tampoco es un juego de palabras.
Son dos cuestiones muy distintas según nos refiramos al nivel de nuestra riqueza personal o al número de personas a quienes afecta la definición de ricos.
Pero en ambos casos afecta al PIB y podemos decir aquello de que tocamos a medio pollo por español aunque algunos no lo caten.




Dicen que en 2014 aumentó un 10% el número de ricos en España, 178.000  personas más que consiguieron llegar a tener una riqueza superior al millón de dólares, que es la medida que consideran las entidades que se dedican a echar éstas cuentas (Capgemini consultora y Royal Bank of Canadá). Que digo yo que mira que saben bien gentes de otros países cuántos ricos tenemos en España, sin embargo los únicos que se ocupan de la cifra de pobres es Cáritas, y a los pobres el gobierno les niega esa capacidad de conocimiento (tampoco ahora “pobres” tiene el mismo significado, vaya día que llevamos)

El caso es que durante los años de crisis, esa cifra de ricos ha aumentado el 40%, quinientos mil nuevos ricos. Y eso sin que entremos en el pequeño detalle de lo que haya aumentado la riqueza individual, no ya de éstos nuevos ricos, sino de todos y cada uno, de los de toda la vida, de esos que ganan cuándo las cosas van bien y se lo embolsan, haciendo exactamente lo mismo cuando las cosas “van mal”.

Sus riquezas son personales triunfos sociales y profesionales y se consiguen a costa de los fracasados, los que no estaban preparados para llegar al mismo nivel de ellos.
Las políticas realizadas por la derecha tienen éste fin y han triunfado. Por eso dicen que vamos mejorando, no mienten, la gente para la que ejercen la gestión de lo público, a la que deben sus cargos, se está forrando y eso es un indiscutible éxito.

Y mientras, el resto de la población se va empobreciendo cada vez más. Y se irá empobreciendo más y más porque para que no fuese así se necesitaría un Estado Solidario y esto cuesta dinero. Y las políticas de derechas (estas que hacen aumentar el número y el nivel de ricos)  impiden ésta posibilidad  porque son políticas dónde a los ricos se le condonan la mayor parte de sus impuestos y a los demás se le va reduciendo de tal manera sus ingresos que apenas les queda para aportar a las arcas de ese Estado.

Esto nunca ha sido una crisis accidental provocada por estallido de burbujas o fraudes piramidales, esto ha sido siempre un bien calculado y forzado movimiento telúrico de los espacios productivos y especulativos a favor de estos últimos en un movimiento centrífugo que va dejando bajo mínimos el centro productivo. Se mantiene lo justito para sujetar esa fuerza centrífuga y que no se les estropee el negocio.

Y para controlar posibles insatisfacciones pues ya se sabe: promesas de cariño, leyes represoras para quien no se deje querer, y nuevas normas, llamadas tratados comerciales,  que centralicen a nivel mundial las reglas de juego, de tal manera que cuántos menos haya en la mesa de las decisiones, mejor.

No estamos en una situación coyuntural, no es cierto. Los que se están enriqueciendo a costa de los demás no van a devolver ni un euro, bien al contrario, van a seguir generando más riqueza, esencialmente especulativa, que no va a repercutir apenas en quienes han perdido sus bienes, su empleo, sus derechos de condiciones laborales dignas. El Capitalismo de siempre ahora bien implantado y perfectamente encajado gracias a la exitosa crisis.

Esto no es una coyuntura, han creado una situación perfectamente estructural y estructurada y piensan mantenerla.

De momento son Más y Más. Y a nosotros nos va quedando menos de todo…



Ricardo Garanda Rojas (@rgarciaaranda)