viernes, 25 de diciembre de 2015

La Hora de los Valientes

Ricardo Garanda Rojas
Después de lo que ha estado ocurriendo en este País en los últimos cuatro años no me parece legítimo ni, por tanto, aceptable apoyarse en criterios como los de “estabilidad” y “gobernabilidad” para seguir apretando el sistema de vida de las clases trabajadoras, de las mujeres y de los jóvenes españoles. Ya no, hasta aquí debiéramos haber llegado. Para estos enormes colectivos es difícil prever un peor escenario que el que les ha tocado y les toca vivir. Para el resto es muy posible que sí, pues si es necesario, que se vayan ajustando ellos ahora en un positivo esfuerzo de redistribución..
No es que yo quiera infravalorar la importancia de conseguir acuerdos que permitan un gobierno suficientemente estable, pero en absoluto me parece que nos podamos permitir el truco de convertir este tema en un asunto de chantaje. 
No Gobierna el que más amigos tenga sino el que tiene más amigos que enemigos y el PP parece haber agotado su crédito. Ahora llega el tiempo de otras alianzas, de la asunción de otros riesgos, es la hora de los valientes.



Si el Partido Socialista tiene añoranzas del poder de otros tiempos o si está arrepentido de haber dejado toda esa historia en las manos de su Secretario actual, que se lo lloren por las esquinas de sus sedes, pero que no nos den a los demás la murga.

Si Podemos tiene prisa por conseguir la exclusividad de la “socialdemocracia revolucionaria”, que se relaje y vaya moviendo la ficha que le toca cuándo le toca, necesita contar con gentes a las que no nos gusta tanta aceleración.

Aquí se está hablando de conceder, de abstenciones, de permitir…¿Pero esto que es?. Yo creo que se debiera estar hablando de comprometer, de implicarse, de gobernar este País desde la sensata plataforma de una izquierda suficientemente moderada como para que aquí se afloje la cuerda del cuello de las gentes sin necesidad de que se lie ningún cataclismo. Son nuestros votos los que les dan o les quitan el protagonismo, ¿qué se creen unos y otros? ¿de qué quieren presumir?. Les hemos puesto en bandeja la posibilidad de que nos saquen de ésta y desde el día siguiente nos han entrado las dudas de que sean capaces, eso es lo que están consiguiendo, nuestra duda.

Son dos partidos con diferencias que tienen que ver con el contraste entre la densa, y a veces opaca,  historia de uno y la inmadurez ideológica consecuencia del escaso tiempo en barrica, del otro; más que con sus esencias ideológicas. Confrontan en los detalles: referéndum, puertas giratorias, presidente independiente (¿de quién?), y otros varios. No digo yo que no sean importantes algunas de estas cuestiones, lo que mantengo es que en el fondo hay una gran coincidencia en cómo quieren que se construya esta sociedad, los objetivos son los mismos, o debieran serlos si son honestos en la misión que les corresponde.

Los dos partidos socialdemócratas, de la mano, pueden llamar juntos a otras puertas que estarán encantadas de ser abiertas y se puede fraguar una gobernabilidad perfectamente estable, ¿por qué no?. Desde luego bastante más estable que si se permite gobernar al PP y C´s en minoría, porque ahí sí que ya no hay más. 
Y lo de copiar el modelo alemán, por favor, no me hagan reír. Allí la derecha puede pactar con la socialdemocracia porque tiene la conciencia más limpia, sin lastres históricos, y porque aún en solitario nunca se hubieran atrevido a hacer con el empleo y las libertades de sus gentes lo que el Partido Popular ha hecho aquí. Por esas mismas razones, esa socialdemocracia puede pactar con la derecha sin que la escupan. Aquí no.

Es la hora de los valientes, pero por momentos me da la impresión de que más que en gestionar esta sociedad, están preocupados en no quemarse y situarse ya mismo en la pista de salida de unas próximas elecciones.

Es la hora de los valientes y si optan por la cobardía perderán una oportunidad de oro de trabajar por lo que nos han prometido, y luego querrán ponerse la capa de salvadores…Es posible que entonces ya no les creamos.



Ricardo Garanda Rojas (@rgarciaaranda)