viernes, 11 de marzo de 2016

¿Tiene el IBEX 35 la última palabra?

Ricardo Garanda Rojas
De verdad hago ésta pregunta porque no lo sé, tengo aproximadamente el mismo nivel de información al respecto que los miles de opinadores que parecen estar seguros de que sí y de los otros miles que coinciden en que estas empresas no pretenden influir hasta ése punto.

Me refiero, obviamente, a la capacidad o no de decidir, en último extremo,  que tipo de Gobierno vamos a tener.  De ser la respuesta positiva o negativa, la valoración que podemos estar haciendo del comportamiento de algunos partidos cambia notablemente.



Por ejemplo, si el IBEX tiene realmente fuerza, D. Mariano Rajoy terminara marchándose si eso facilita un pacto que integre, de alguna manera, a su partido, o si eso permite presumir que con otro candidato o candidata se puede presentar mejor imagen en caso de repetición de elecciones.  Si la fuerza real la tiene la dirección del PP, entonces D. Mariano se mantendrá al frente de ese partido que siendo el que más votos tiene a favor, es a la vez el que más votos tiene en contra. Faenas de las matemáticas aplicadas a la democracia.

Otro ejemplo. Sólo reconociendo una enorme influencia en estos asuntos a las empresas del IBEX, podría entenderse el extraño devenir de Albert Rivera y sus Ciudadanos. Porque el Aladinismo de los que se dedican en exclusiva a ganar mucho dinero les hace siempre apostar a dos cartas a la vez. “Os apoyamos para que vayáis asegurando el vivero de votos conservadores, pero no confrontéis con vuestros mayores que aún pueden dar de sí”, algo parecido a eso les podrían haber dicho a Rivera de cara a la campaña electoral. Y ahora todo es posible, ya han conseguido apartar al PSOE del eje central de las alianzas, ya son ellos. Ya no son la derecha del eje Podemos-Psoe-Ciudadanos, sino el centro de ese otro eje Psoe-Ciudadanos-PP.  Y sobra D. Mariano (no es bueno que la derecha tenga dos líderes carismáticos). Releamos el párrafo anterior.

Y un tercer ejemplo. El día después de las elecciones para los ignorantes como yo la cosa parecía clara:  “habrá discusiones e incluso broncas, porque estos de Podemos son de armas tomar, pero al final aquí hay acuerdo de gobierno de izquierdas. Perfecto para afrontar la situación de debilidad en la que se encuentra la clase trabajadora de éste país. Necesitamos urgentemente confrontar con las políticas de derechas desarrolladas durante estos cuatro años” Pues no, la lógica, que también son matemáticas, no es una universal, son dos o miles en cada caso, y  se cruzan. Habría que pensar que si las empresas del Ibex tienen también capacidad de influencia coactiva en un partido como el PSOE su lógica del dinero se cruzó estrepitosamente con la lógica marcada por la ideología de este partido y la consecuencia es lo que estamos viviendo.

Esto sólo si es que las empresas del IBEX tuvieran capacidad de influir en la dirección del Partido Socialista. Puedo ocurrir perfectamente que esto no sea así, en cuyo caso la valoración sería otra muy distinta, hablaríamos una vez más de las dos almas del PSOE y habría que empezar a valorar si esas dos almas tienen posibilidades reales de convivir durante mucho tiempo juntas.

Alguien me dijo el otro día que con Ideología no se gobierna un País. Obviamente quien me lo dijo carece absolutamente de ella. Es muy preocupante que cada vez más gente piense algo parecido. Puede ser una confusión, tal vez en lugar de “ideologías” tendríamos que denominarlo “defensa de nuestros intereses”, y que con ése convencimiento y el consecuente esfuerzo por tratar de avanzar en él, cada uno y cada una defienda “sus intereses”,  no el personal, sino el colectivo.

El Mundo tiene dueño y esto es un desastre. España tiene dueño y esto es un desastre. Claro, un desastre para la clase trabajadora, para los migrantes, para los desempleados, para quienes pagan las consecuencias del deterioro de la sanidad, las ayudas a la dependencia, la educación… Sus dueños tienen el poder del dinero y nosotros no. Nosotros teníamos hasta hace poco el poder de la IDEOLOGIA, tal vez poco poder, pero lo estamos cediendo, nos estamos entregando.

Quiero pensar que aún estamos a tiempo de “defender nuestros intereses”, desde luego desde los Sindicatos, que es desde dónde mejor se está soportando la enorme presión del contrario, pero es imprescindible hacerlo desde el Parlamento. ¿Quién está dispuesto a hacerlo?.

¿Tiene el IBEX35 la última palabra? No lo sé, pero mucho me temo, con nuevas elecciones o sin ellas,  que vamos a tener un gobierno que protegerá mejor sus intereses que los nuestros.
Sueño con equivocarme.

Ricardo Garanda Rojas 


(@rgaraciaaranda)