viernes, 19 de mayo de 2017

El Trofeo

Ricardo Garanda Rojas (@rgarciaaranda)


Mi amigo Fernando, en la viñeta de esta semana de la Rebotika coloca la cabeza de D. Pedro Sánchez como trofeo en el salón de billar de D. Mariano Rajoy y da a entender que han sido Dña. Susana Díaz y D. Patxi López quienes les han cobrado esa pieza.

Además de gracioso, mi amigo Fernando demuestra ser escéptico, hace unos meses, en Octubre,  le dije que D. Pedro no estaba muerto, y no me creyó. Tiempo después le transmití mi sospecha de que podía ganar las primarias y me miró raro. Hace unos días le dije que empezaba a estar convencido de que sería D. Pedro y no Dña Susana quien ganaría el día 21 y como muestra de su incredulidad sacó ayer esta viñeta con la cabeza de D. Pedro cortada.

Mi amigo Fernando se equivoca. Espero.

En cualquier caso, la idea que expresa esta viñeta a mí me recuerda una historia parecida, aunque al mismo tiempo muy distinta. En esa viñeta podría estar D. Adolfo Suarez en el lugar de Rajoy y al otro lado de la mesa podríamos ver las figuras de D. Felipe (tal vez Isidoro si ajustamos mucho el momento) y de D. Alfonso. La cabeza cortada, a modo de trofeo podría ser la de D. Santiago Carrillo. Lo he dicho, parecida pero al mismo tiempo muy distinta. O no.

La parte que si une ambas “viñetas” es la sospecha de que parece que siempre puede haber una zona de poder en el Partido Socialista dispuesta a acordar con una zona de poder de la derecha los límites de los avances sociales y democráticos, la línea azul. Parece que siempre hay, me temo, monedas de cambio.

Y creo que mi amigo Fernando aquí acierta. Ojalá no.

Ocurre, que en esta ocasión, la zona de poder del PSOE ha demostrado, hasta ahora, ser bastante incapaz. El 1 de Octubre del año pasado D. Pedro se les escapó vivito, dimitido pero vivito, y se ha crecido, se ha alimentado de sangre de militantes, de muchos miles de militantes de toda España, incluyendo los y las del feudo de la primera encargada de su defenestración. Y ha ido creciendo hasta el punto de que llegado al segundo round, el de este domingo, no hay nada claro. Yo digo que D. Pedro seguirá vivito, y Fernando no se lo cree. Ya veremos.

Pero, de lo que sí estoy casi seguro es de que si tengo razón y D. Pedro Sánchez gana las primarias y recupera su puesto de Secretario General, la guerra de navajas no habrá acabado, seguirá habiendo exigencias para cobrar la pieza. La viñeta de mi amigo Fernando sitúa una imagen de final de historia, y hay mucha presión para que ese final se cumpla.
Mientras tanto, la mayoría de la militancia básica, apoyadas por un grupo de cargos públicos que no están en el “pacto del trofeo” seguirá luchando para que las cosas sean de otra manera.

Siempre es así, y algunos estaremos siempre ahí. Creo.