viernes, 12 de mayo de 2017

¿Por qué Pedro Sánchez?

Ricardo Garanda Rojas (@rgarciaaranda)  


                         ¿Que hemos hecho a la  democracia’…¿puede algo que  ha mutado volver a transformarse en lo que era?”
(Arundanathi Roy en “El dios de las pequeñas cosas”)


¿Es D. Pedro Sánchez el político ideal?
¿Es el líder carismático que el PSOE y la izquierda parece necesitar?
Que responda cada uno y cada una lo que considere. Yo, por mi parte, no me sitúo ante esas respuestas. No me planteo mi elección en base a ellas. Cuándo pienso en líderes recuerdo a Felipe, a  Aznar, a Anguita y me da un ataque de nervios incontrolable.


D. Pedro Sánchez encabeza la única posibilidad real de que los españoles vayamos recuperando algunas de las cuestiones, o todas, fundamentales que hemos ido perdiendo durante estos últimos años. Y cuándo digo españoles, ahora me estoy refiriendo a los trabajadores y las trabajadoras de este País, me refiero a las mujeres y su lucha por la igualdad, me refiero a los jóvenes, con formación universitaria o sin ella, que se han tenido que ir a otros países para avanzar sus vidas, me refiero a los inmigrantes y exiliados que permanecen en campos de concentración, sin hornos, a la espera de los destinos comprometidos, me refiero a los mayores y sus pensiones, me refiero a los enfermos que sufren la rebaja de su atención hospitalaria y su cobertura laboral necesaria por sus enfermedades, me refiero también a la necesaria investigación para avanzar en cuestiones fundamentales para nuestra salud y nuestro progreso, me refiero a esas familias que no tienen para comer, ni para calentarse, ni para cuidar a sus abandonados dependientes….

Esto no es un juego, y observando la forma de hacer política de este gobierno parece que como tal lo consideran. La insolidaridad ideológica, por acción u omisión, de una parte de la población española, permite que todos esos problemas se hayan agravado día tras día mientras el gobierno que apoyan solo se preocupa de intentar acallar a quienes tratan de hacerlo público.
Es una derecha corrupta, tanto la del partido que gobierna como de ese 30% (de votantes, que no de ciudadanos) que sigue apoyándole porque ya les va bien. Ciudadanía corrupta al menos en su aspecto moral, de cómplices, de asentimiento, de colaboración y permisividad.

El resto de ciudadanos y ciudadanas necesitamos una esperanza ya, para el futuro inmediato. Pablo Iglesias y su Podemos podría haber sido esa esperanza, aún pueden serlo si dejan de jugar con los sentimientos y el sufrimiento de las gentes a beneficio de sus estrategias, si algún día se toman en serio sus obligaciones institucionales como responsables del porcentaje parlamentario que representan. Por favor, menos circo y más defensa real de sus deseadas, ansiadas, necesarias reivindicaciones.

En el PSOE de ahora, el de D. Javier y Dña Susana no podemos fijar nuestras esperanzas porque ya nos han decepcionado. ¿Qué fantasmada es ésa de decir que actúan por España permitiendo el gobierno del PP en contra de las necesidades de los españoles?.

Pero el que firma este artículo, que ya ha pasado por muchas militancias, con más alegrías que decepciones, aunque los que intentan reescribir la historia reciente no se lo crean, a pesar de mi edad (digamos que ya no soy un chaval) sé que poco se consigue sin una enorme dosis de ilusión, de entusiasmo, de ánimo de rebeldía, de lucha.
Y esto tiene menos espacio para el racional debate porque pertenece al lugar de los sentimientos. La defensa de nuestros derechos, la lucha contra el poderoso que nos los quita y los rufianes que les ayudan, la esperanza de que aún algunas cosas, muchas, son posibles.

Por aquello y por esto voy a votar a D. Pedro Sánchez. Por aquello y por esto voy a pedir a mis compañeros y amigos militantes que le voten. Por aquello y por esto expreso mis enormes deseos de que gane D. Pedro Sánchez estas primarias. Porque estoy casi seguro de que si las ganara la actual representante del aparato del Partido, los derechos de los trabajadores, las reivindicaciones de la mujer, las necesidades de la gente más mayor, de los enfermos, de los jóvenes, etc… seguirán en manos de la derecha, y ya sabemos el resultado.

No solo los y las militantes del PSOE, sino que todos los ciudadanos y todas las ciudadanas con sentido solidario de los problemas sociales que vivimos, nos jugamos mucho el próximo 21 de Mayo. Luego, si acaso, ya discutiremos para buscar el avance.