miércoles, 2 de agosto de 2017

Rebelión en la granja


De algún modo parecía como si la granja se hubiera enriquecido sin enriquecer a los animales mismos; exceptuando, naturalmente, a los cerdos y los perros.
Rebelión en la granja
George Orwell

 Cuando la riqueza se reparte entre unos pocos, y la miseria entre los demás, caminamos de nuevo hacia la involución. Que cada vez que se publican los datos del paro se enmascare en la estadística de la fría cifra sin contrastar ni la calidad de ese empleo ni contar que ya hace mucho tiempo que no hace falta no tener trabajo para seguir viviendo en la pobreza, nos hace volver la vista atrás para recordar a aquel viejo utópico de pobladas barbas apellidado Marx, y por nombre Karl, cuando decía:  Hoy en día existe la esclavitud en el sentido social, físico, moral e intelectual, y a aquellos tiempos donde la esclavitud era todavía legal.

Hemos llegado ya hace tiempo a una situación, en la que, como en la granja de Orwell, ya no somos capaces de distinguir entre el hombre y el cerdo.


LA REBOTIKA
@El_Botika Viñeta
@romerojl Texto