miércoles, 2 de octubre de 2013

Marina

EL OJO DEL FOTÓGRAFO

Marina


Hola a todos y todas. Un nuevo miércoles (uffs, por los pelos...) estoy aquí de nuevo para compartir un ramillete de fotografías con vosostros y vosotras.

Hoy he titulado esta entrada como Marina porque los motivos son marinos, y además quiero que sirva de felicitación de cumpleaños a una amiga. Esta mañana, estas cosas que tienen las tecnologías que nos permiten estar conectados, me han agregado a un grupo de 'wasap' de viejos y entrañables amigos y amigas, y entre las bromas se ha comentado cierto cumpleaños.


 Como yo en mi informalidad aún no tenía pensado el tema de este blog, he improvisado este peculiar regalo, con el que quiero rendir homenaje a una tierra que me tiene fascinado. Galicia. Y de paso, cumplo con mi compromiso en ese grupo y pasaré revista a quien no vea este blog.... jejeje



Bueno, al lío. Todas estas fotos son de hace ya 7 años, de unas vacaciones inolvidables en Sanxenxo, desde donde nos recorrimos toda Galicia. La foto de arriba es un retrato familiar en el paseo de dicha localidad.



Mis modelos siguen siendo las mismas de siempre, aunque ahora ya anden algo más creciditas. Pero siempre han sido igual de valientes con el agua independientemente de la temperatura a la que ésta se encontrase.


No faltó en esas vacaciones la visita en barco a las bateas de mejillones que se pueden contemplar desde el casco sumergido transparente. Jamás pensé que habría tantos peces juntos. Pero lo que menos podía imaginarme era ver a las gaviotas comiendo al vuelo de la mano de los turistas que les ofrecían mejillones.


Por último una de las playas mas fabulosas que me he encontrado en mis viajes, la de Carnota, tristemente célebre este verano por el devastador incendio que ha arrasado gran parte del entorno. Una lástima que parajes tan maravillosos desaparezcan así de esa manera. Esta foto me resultó curiosa porque la sombra casi coincide con el reflejo. Aunque está un poco "quemada" por el resplandor del sol me sigue gustando.


Esta es la misma playa de arriba, el sol del atardecer teñía de unos verdes infinitos e inenarrables el romper de las olas.


Y por último una imagen de un mar embravecido con esas nubes que siempre me gusta rescatar. Desde el museo del mar de La Coruña. Me gustan los contrastes de colores entre el cielo ennegrecido a punto de descargar y ese verde del mar tan sugerente....


Y hasta aquí la entrada de hoy. Marina como verás he cumplido mi palabra. No he podido convencer al maquinista del AVE pero ahí tienes mi regalo de cumpleaños. 

Y a los demás, gracias como siempre por seguirnos una semana mas y nos vemos (espero) la semana que viene. Chaooo!!

JLROMERO