jueves, 5 de febrero de 2015

Las cabañas de paja



LA COLUMNA DE LOS VIERNES

Las cabañas de paja




Hoy voy a poner de vuelta y media a “mis amigos” del PSOE, de I.U. y de PODEMOS, por el orden que cada uno y cada una queráis.



Les voy a “hacer un traje”, y me arriesgo a  que,  por ello, me odiéis, al fin y al cabo parece que es lo que todos sabemos hacer bien: odiar a los más próximos.


Se está viniendo abajo el Estado de Bienestar, y tiene pinta de ir a peor, porque esto no depende ni siquiera de la crisis, sino de la voluntad ideológica de un liberalismo que por fin ha encontrado cómo tomarse la revancha de los años de socialdemocracia imperante en Europa. Porque tenían un problema serio, incluso gobernando eran temerosos de corregir los gastos-impuesto/beneficios-sociales de ese Estado de Bienestar por si perdían con ello tal cantidad de votos que la Socialdemocracia les barriera. 


Con ¡¡¡La Crisis!!!  natural o implantada, causa o consecuencia, han encontrado el espacio. Ya van bien, lo están consiguiendo: Sanidad pública y gratuita a la mierda, Enseñanza popular al carajo, garantías de empleo y salariales “cántate otra”, acceso a la cultura, jodido si no tienes para comer, cobertura de dependientes ¡venga ya!. ¿Vivienda? Enséñame la pasta. Y etcétera, etcétera, etcétera. A ver quién se mueve con el agua al cuello, y el que lo intente, palo y cárcel, que no está esto para quejas ni libertad de expresión.


Y en la calle ni siquiera sabemos quién es de Izquierdas, porque los de IU y PODEMOS aseguran que el PSOE no lo es, y PODEMOS dice que a ellos no le pregunten, que ni chicha ni limoná. Parece que IU es la única izquierda reconocida y asumida. Pero son muy pocos Nemesio. 


Y mientras….esto es un drama, amigo. 


I.U. cortándose las venas ante una discusión eterna. Y por eterna quiero decir desde 1975: ¿Podemos aliarnos? ¿En qué condiciones? ¿Hemos de salvar, por encima de todo, nuestra identidad?. Desde el fracaso de la teoría del Sorpasso en tiempos de Julio Anguita, ésta organización no ha visto delante de ellos nada más que odiosos “sociatas”. Antes de la aparición de Podemos, parecía que su crecimiento o caída electoral sólo dependía de que cayese o creciera electoralmente el Psoe. Y ahora, ya ven…”serán galgos, serán podencos”.


Pero el PSOE, desde que el Presidente Zapatero  se dejó olvidada su ideología en aquella reunión con la Canciller Merkel, parece que no es capaz de encontrarla. Y mientras busca no sabe con quién tomarse unas cañas. En Andalucía se quedan sin compañeros de barra, y en el resto de España ni con IU ni con Podemos se echan unos chinos para ver quién paga. No quieren o no pueden porque “de aquellas aguas llegaron estos lodos”.  Parece que ha decidido, tal y como están las cosas, que medrar votos a su izquierda se vuelve cada vez más complicado. Tendrían que haberse alegrado de que en Grecia ganara una opción contraria a las políticas de ajuste que se están haciendo en España y en el resto de Europa. En su lugar se achanta ante la amenaza de “la invasión de los sans coulottes”. 


Y PODEMOS, que, a estas alturas, sabemos que evidentemente pueden, pero seguimos sin saber qué es lo que pueden. Parecen plantear “todos fuera que llegamos nosotros, y cuándo estemos ya veremos lo que hacemos”. Todos sobran, la derecha gobernante, por supuesto, pero los demás también, ni derechas ni izquierdas. Aquí ellos, sobrados, muy sobrados, sin darse cuenta de que los tiempos democráticos son más largos de lo que parece, de que no basta con conseguir el Poder, luego hay que mantenerlo y someterse al control de la ciudadanía cada cuatro años como máximo.

Como dice un amigo mío (que no quiero implicar hoy): “Es curioso éste país apolítico y pasota…dónde hemos pasado de la indolencia a estar todo el día hablando de política (en minúsculas), pero sin propuestas ni soluciones para sacar esta miseria adelante” 


Esta Izquierda española se está despellejando en el centro de la plaza, ante la ciudadanía, toda la ciudadanía, la próxima y la contraria. Seguramente hay cosas que están aún muy verdes,  y tal vez fuera bueno ganar tiempo dejando que la derecha gobierne otros cuatro años más y que complete sus objetivos. 


Les falta generosidad, Nemesio, les falta generosidad, no comprenden que hay que hacer una cabaña, como mínimo, de adobe. Entre todos.



Ricardo Garanda Rojas 

 (@rgarciaaranda)