viernes, 9 de octubre de 2015

Sombras Rojas

Ricardo Garanda Rojas

Hoy es un día tremendamente triste para la cultura castellano manchega.

Hemos conocido que el anterior gobierno dejó sin efectivo la caja presupuestaria de la programación de los ciclos de teatro de este Otoño. Se programó, se presupuestó, pero se fundieron el dinero antes de perder las elecciones. Se han tenido que suspender los ciclos de teatro de más de cien poblaciones en ésta región. Se pierde lo que en muchos de estos pueblos es casi el único respiro cultural del año, y hay compañías que no podrán soportar este varapalo y tendrán que cerrar. ¿No es para odiarlos?


Y en éste contexto cierro yo hoy un ciclo poético, se acaba “Solo el Silencio” y comienza “Sombras Rojas”.




Amigos míos y de la poesía me ayudan a realizar hoy, viernes 9, la última presentación de mi libro en Sonseca, en el Teatro Echegaray, ese pequeño y coqueto  rincón que sorprende a extraños (el otro día, uno de esos amigos me decía: “tenéis más teatros y centros de cultura en Sonseca que en Ciudad Real”). Allí despediremos los versos que durante éstos dos años hemos estado sobando y mimando, tanto en las redes como en locales como el de la librería Hojablanca y la Biblioteca Regional, en Toledo. Ahora, si quiere seguir viviendo que lo haga por sus propios medios, que yo, por mi parte, tengo que seguir con más versos, hasta que me canse o no pueda siquiera cansarme.

En “Sombras Rojas” vamos a seguir leyendo versos sobre las maldiciones que nos rodean. Tampoco en este habrá muchas alegrías, no las encuentro fácilmente y las que veo no son capaces de ocultarme los dramas que me rodean, social o personalmente. Es la poesía una forma clara de ir archivando con códigos secretos las desilusiones, los dramas, las lágrimas…

O acaso no nos da ganas de dejar rienda suelta a nuestras lágrimas ante la enorme desilusión que supone el drama de las gentes que abandonan todo, absolutamente todo a causa de  la guerra, el hambre, la desesperación. Y nuestra principal preocupación parece ser cómo nos los repartimos sin que nos cueste mucho, a ser posible nada.

Y el otro drama, más personal, el del Triple Negativo, ése invasor celular que destruye cuerpos, vidas, ilusiones, sueños… y que cuándo te toca de cerca duele.

Son sombras porque tratan de esconderse, y a veces nosotros se lo favorecemos, de la luz que ilumina la realidad cotidiana. Son rojas de sangre, de ira y del color de la reivindicación de las gentes más perjudicadas.

“Sombras Rojas” será mi próxima colección de poemas, os los iré enseñando poco a poco, según vaya yo entendiendo su madurez. De uno en uno, porque según os los presto me voy quedando sin ellos, dejan de ser míos.

Y así debe ser.

Ricardo Garanda Rojas 

(@rgarciaaranda)

PD. Aquí os dejo el vídeo de la presentación de "Solo el Silencio" en Sonseca el 9 de octubre de 2015