viernes, 30 de octubre de 2015

Un S.S. en el ABC

Ricardo Garanda Rojas

Puedo asumir que haya gente como Salvador Sortres que pretenden hacerse notar a costa de cualquier precio, en este caso al de la demostración de su desprecio a mucha gente del ámbito rural que él, de manera estúpida, considera que está por debajo de su nivel y del de “los suyos”. Y lo puedo asumir porque siempre ha habido y habrá despreciables personajes a los que les resulta gracioso ofender gratuitamente.

Soy hombre de pueblo, manchego para más señas, y además tengo un eterno idilio con Extremadura, dónde pasé algunos de mis buenos años, viviendo y estudiando. Tendría que estar ahora tremendamente ofendido con sus palabras señor Sortres, pero resulta que no, que no me ofende personalmente, tal vez sea porque ya desde la facultad de periodismo aprendí que individuos como usted son como esas hierbas que se pegan a los tejidos, que parecen muy molestas, pero basta con arrancarlas y tirarlas al suelo. Periodistas como usted ni siquiera denigran a la profesión porque a nadie se le ocurre considerarle como tal.





O a casi nadie, porque ahí si que me duele, que haya medios de comunicación, de una tendencia ideológica o de otra, me da igual, que dejen su espacio para tales podredumbres, que ofrezca a sus lectores, de una tendencia ideológica o de otra, me da igual, tal sarta de groseros desprecios hacia una gente que para nada se lo merece, eso sí que me preocupa, porque ya no se trata de las barbaridades de un señor que se llama S.S., sino un periódico como el ABC que da soporte a esas barbaridades. Si yo viviera en Villanueva de la Serena, u otro lugar de Extremadura, o incluso cualquier lugar de la extensa e intensa zona rural de este País, me pensaría dos veces el volver a informarme a través del ABC mientras mantenga en sus páginas productos podridos como el que hoy nos ocupa.

Además, desde el punto de vista deportivo, lo importante de “comer con un pobre” es demostrar que el pobre come tanto como el rico, ya ve, sección de deportes de ABC: a la postre, empató el pobre con el rico. Y de los comentarios de la mujer (que no sé qué narices pinta en la crónica, como tampoco el jersey del entrenador) de su vulgar cronista sobre la suerte que tienen los que viven en la ciudad, ya le ha contestado de manera impecable José Manuel Calderón, Serón (de la Serena) por los cuatro costados porque nació en Villanueva: “Nosotros sí que tenemos suerte de que tu mujer y tu viváis en una ciudad”.

Guada (Adaug en las redes), que también es Serona, se ha despachado a gusto en Facebook diciéndole las verdades del barquero a tan despreciable cronista, y yo estoy de acuerdo con ella, por eso la propongo que trasmita un abrazo a los seguidores y seguidoras del Villanovense, y los felicite por el resultado deportivo empatando con el rico. Yo la abrazo y felicito a ella directamente y me quedo con una frase (una de las más suaves) del texto que ha escrito: “…recuerde que la vida es como un boomeran…”

Está claro.

Ricardo Garanda Rojas

 (@rgarciaaranda)

PD.- El artículo de marras esta aqui