martes, 26 de enero de 2016

Fitur



 Después de casi dos meses sin asomarme por este rincón, vuelvo a traerte un ramillete de imágenes. Te pido disculpas por haber tenido este espacio un poco abandonado, pero la verdad es que llevo una temporada que tengo un poco abandonada la fotografía mas personal, y solo saco la cámara para el trabajo cotidiano.




Como quería romper esa pereza, he dado un repaso a mi archivo reciente, y ya que en estas fechas pasadas ha tenido lugar la feria del turismo, FITUR, he desempolvado un viaje en familia del pasado verano, a tres rincones de esta región que tanto quiero.



 El viaje comienza en las proximidades de Daimiel y el yacimiento neolítico que presume de tener el pozo de agua mas antiguo de la Península, La Motilla del Azuer, que ya ocupó una entrada en otra ocasión del Ojo del fotógrafo.


 De Daimiel, y tras un breve viaje por autovía, nos encontramos en Consuegra con uno de los numerosos conjuntos de gigantes, digo... de molinos que pueblan la región.


 Desde lo alto de la sierra de Consuegra se divisa la amplia y vasta llanura manchega que se pierde donde la vista no alcanza, y que rivaliza en belleza con el conjunto monumental  de los molinos que la coronan junto al castillo.


 Y para terminar la jornada, y de vuelta hacia Ciudad Real, el castillo de Calatrava, la vieja. Quizás menos conocido que el de Calatrava la Nueva sito entre Aldea del Rey y Calzada de Calatrava. Este primer asentamiento de la orden militar, se encuentra en la vega del Guadiana en el término de Carrión de Calatrava.


Y antes que castillo cristiano fue fortaleza árabe con ingenios hidráulicos para el aprovechamiento del agua del cercano río.



Hoy sus ruinas añoran la ribera de un río otrora mas caudaloso, y que en la actualidad se encuentra mas alejado de por donde en tiempos discurriese.




Cae la tarde y mientras los restos de las ruinas apuntan a una media luna que recuerdan su pasado musulmán, los contrafuertes de las murallas se despiden de nosotros en el contraluz que el ocaso perfila.


Como habrás podido comprobar, el patrimonio de esta región de Quijotes y Sanchos es rico y variado, y en cualquier sitio puede uno encontrarse rincones donde perderse, donde pasear por la historia y poder compartirla con las gentes de esta tierra.

Espero que este viaje te haya gustado, así como las fotos que lo ilustran. Si así ha sido te espero otro lunes de estos. Prometo que no tardaré tanto hasta mi próxima cita. Chaoooo


JLROMERO

@romerojl