martes, 16 de febrero de 2016

Hasta el infinito y mas allá....


Desde que el pasado domingo alguien presentó una dimisión, pero solo un poquito, me viene rondando por la cabeza una canción infantil....



Aceitera, vinagrera,
ras con ras.
Amagar, amagar y no dar.
Dar sin reir
Sin hablar
Un pellizquito en el culo
y a echar a volar


Para el que no lo conozca, este juego de la epoca en que no había whatsapp ni moviles consistía básicamente en lo siguiente: La "madre", dirige el juego, sujeta al que se la queda, que estará agachado sobre las rodillas de la madre, con los ojos tapados por las manos de ésta. El resto de niños se colocan alrededor del que se la queda.
 

Una vez todos colocados, comienzan a cantar la canción. Si algun jugador no canta o se pierde en la canción, pasará a ser el que se la queda, siempre bajo el mando de la madre. La canción se irá cantando haciendo lo que se dice en ella.

Cuando la canción se acaba, el jugador que la madre designe dará un pellizco en el culo al que se la queda y todos los jugadores salen corriendo. El que se la queda saldrá corriendo detrás de ellos y deberá de tocar a alguno antes de que se pongan todos a salvo tocando a la madre.


Creo que con un poco de imaginación, todos podemos imaginar al destinatario del pellizco, y a los que tienen ganas de salir corriendo... ¿no?



LA REBOTIKA
@El_Botika Viñeta
@romerojl Texto