viernes, 19 de julio de 2013

Juicio social, Silencios y Mentiras

LA COLUMNA DE LOS VIERNES

Juicio social, Silencios y Mentiras


No sé por qué se preocupan tanto algunos magistrados ante algo inevitable como es el hecho de que ciertos procesos judiciales, desde los preliminares, o incluso antes, se vean sometidos a una enorme atracción social.
Y se conocen datos y respuestas en los interrogatorios. Y se opina, y la sociedad se va posicionando. Y esa sociedad  termina emitiendo su propio juicio de manera mayoritaria, que unas veces coincide con las conclusiones de los magistrados y otras no.
No pasa nada. Normalmente es democráticamente sano que así suceda . Sobre todo, resulta inevitablemente positivo si en ese proceso la sociedad se considera víctima. Si es así no hay ninguna duda sobre el derecho a opinar y juzgar.
Respetando el procedimiento y la decisión final de los magistrados, es muy difícil que haya linchamiento injusto. Y además, cómo diría mi amigo César, nada nos es ajeno.

Por eso voy a decir que D. Luis Bárcenas es un personaje poco fiable. Su intermediación en la recepción, por parte de su partido, de aportaciones económicas aparentemente ilegales, que parece se utilizaban para sobresueldos a próceres fundamentales del mismo partido, para cubrir gastos difíciles de justificar e incluso para incrementar sus cuentas personales en Suiza y otros paraísos fiscales, no parece que pueda competir, con posibilidades, en ningún concurso de honradez..
Está claro que parece poco fiable este hombre. De momento está en la cárcel y acusa de beneficiarse de sus fechorías nada menos que a D. Mariano Rajoy y a Doña Dolores de Cospedal, entre otros.
¡Qué desfachatez.!. Al fin y al cabo un simple asalariado del Partido, un “pinche” en la gran cocina de la política española.

Por contra, D. Mariano Rajoy es el Presidente de ese mismo partido político, y como consecuencia del libre albedrío de españoles y españolas, es el Presidente de Gobierno. Y no por un  poquito, lo es por mayoría absoluta.
Con tal cargo, nos representa ante los Jefes de Gobierno del resto de los países del Mundo y ante los foros dónde se toman decisiones cruciales para nuestro presente y nuestro futuro.
Doña Dolores de Cospedal, es, a su vez, la Presidenta de mi Comunidad Autónoma, Castilla la Mancha, no sé muy bien dónde nos representa, pero también fue elegida por mayoría absoluta.
Bien fiables parecen D. Mariano y Doña Dolores. Al menos pueden presumir, y presumen porque pueden, de haber tenido un gran respaldo democrático en las urnas.

Ante este evidente y objetivo desequilibrio de fiabilidades a favor de nuestros gobernantes y contra el encarcelado Bárcenas, me sorprende mi propia pregunta:
¿Por qué parece que la gran mayoría de la gente se fía más de las acusaciones del señor Barcenas, que de las negaciones defensivas  de don.Mariano y de doña Dolores?

Que cada cual responda como le parezca adecuado.

Los Jueces llegaran a sus conclusiones y acusaran o exculparan. Y su dictamen será el que valga desde el punto de vista jurídico.
Pero la sociedad está haciendo su propio juicio y lo va a seguir realizando hasta la sentencia final.
Es el otro “Tribunal” que hay que validar en estos casos y a cuyo juicio cualquier cargo público debería someterse.
Tribunal que algunos se empeñan en saltarse. Por eso Doña Dolores de Cospedal niega en voz alta lo evidente, y D. Mariano Rajoy ni niega ni afirma, simplemente dice que un Presidente no puede andar dando explicaciones sobre estas cuestiones, él no está aquí para perder el tiempo en estas tonterías.

Por eso yo, como gran parte de la población española, pienso que no son fiables, porque nos tienen acostumbrados a mentir y a no dar la cara. Esta es mi respuesta, mi aportación a un juicio social que no me es ajeno..


Ricardo Garanda R.


@rgarciaaranda