viernes, 12 de julio de 2013

Roma no paga traidores

LA COLUMNA DE LOS VIERNES


Roma no paga traidores

No es un consuelo, sería mucho mejor tener gobernantes limpios, honestos y con buena imagen aquí dentro y en el resto del mundo.
No nos engañemos, demagogias y posturas ideológicas y partidistas confrontadas  aparte, seria mucho mejor poder comprobar que nuestros gobernantes, los  representantes elegidos de manera mayoritaria en nuestro sistema democrático, gestionaran bien nuestros recursos, cubrieran adecuadamente las necesidades que tenemos y nos hicieran felices salvando las dificultades, obvias de los tiempos, a nuestro favor.
Sería mil veces mejor que hubieran sido capaces de mantener esas reglas del juego, aún con alguna adaptación, que nos estaban permitiendo recibir  el beneficio de unasplusvalías generadas por una Sociedad perfectamente integrada en un Occidente cada vez más rico.
Millones de veces mejor hubiera sido que nuestros gobernantes hubiesen dado un educado corte de mangas ante los requerimientos de los más directos representantes del Capitalismo Internacional cuándo les pidieron reducir escandalosamente el nivel de nuestro Estado de Bienestar.

La pregunta nunca ha sido ¿Cuánta riqueza tenemos?.
La pregunta siempre ha sido ¿Dónde está la riqueza?
O Peor aún ¿Cómo movemos la riqueza de allí para aquí?.

Con el Estado Social del Bienestar, reutilizando parte de los beneficios para cubrir servicios necesarios, y con unos salarios que empezaban a ser dignos, acercándose a los de los demás países de nuestro entorno social, económico y cultural, teníamos que preocuparnos de los desempleados, porque entre ellos se producían las bolsas de pobreza.
Ahora esto ya no es así y no va a volver a ser así, al menos durante mucho tiempo. Ahora tener un trabajo, temporal o indefinido, da igual, ya no garantizará, para muchos millones de españoles, estar a salvo de la pobreza. Ni siquiera garantizará poder dar estudios a tus hijos, por poner un ejemplo de lo que estamos hablando.

Nos han vendido.
Han vendido nuestro Estado de Bienestar y nuestro orgullo social de Pais productor.

A nuestros gobernantes les dieron instrucciones para ser el instrumento del cambio de una sociedad con derechos a un pueblo sumiso que todos los días se levanta agradeciendo a los dioses que no estemos peor.

Y dicen qué no había alternativas.  Muchos millones de españoles, y de griegos y de portugueses y de italianos, pensamos que si las había y lo seguimos pensando.
Había que hablar con los Patrones, ni siquiera con la capataz Merkel, y decirles que NO. Que esta sociedad estaba dispuesta a aceptar los riesgos.
¿Hubiera sido peor?
¿A ellos les hubiera interesado que hubiese sido peor?.

Ni unos, ni otros supieron interpretar que era lo mejor para esta sociedad., Y si lo interpretaron, sirvió de poco.

Nos vendieron porque son ineptos, débiles ymuchos de ellos, deshonestos..
Y ahora se ve. Y ahora (un ahora ya muy largo), el Mundo sospecha seriamente de su falta de honestidad.
Les están cayendo guantazos por todas partes.
Que lo asuman de una vez: Roma nunca pagó traidores.
Wall  Street tampoco.

Ricardo Garanda Rojas.

@rgarciaaranda