miércoles, 24 de julio de 2013

Macros

EL OJO DEL FOTÓGRAFO


Macros


Hola de nuevo a todos y todas. Hoy traigo a esta sección una ración doble de imágenes, debido a que a partir de la semana que viene este que os escribe cada miércoles intentará desconectar algo de las rutinas diarias y estaré fuera de servicio durante todo el mes de agosto. Al menos para poder editar esta sección. Otra cosa será que ande haciendo esto que tanto me motiva para documentar futuras aportaciones. Eso seguro.

Hoy quiero mostrar algunos de mis modestos experimentos en el campo de la macrofotografía. Probablemente sea una de las especialidades más complicadas de conseguir, ya que requiere para ello objetivos especializados, y normalmente bastante caros. Aunque siempre existe la opción del bricolaje fotográfico, que es con el que están hechas estas fotografías.



Por bricolaje fotográfico entendemos artefactos que se acercan de alguna manera a conseguir  lo que lograriamos de otra manera con objetivos dedicados y especializados pero carísimos. Me refiero a tubos de expansión (que se colocan entre el objetivo y la lente, ampliando el factor de multiplicación), lentes de aproximación (especie de lupas que se enroscan en el frontal del objetivo) o anillos de inversión (adaptadores para enroscar en el cuerpo de la cámara el objetivo al revés). Esos tres inventos han sido utilizados en solitario o combinados en esta serie de imágenes.



La fotografía macro aporta el "encanto de las cosas pequeñas" y reporta imágenes que a simple vista no apreciamos. La imagen superior es la parte de abajo de un microprocesador, una típica pastilla informática, y esas columnas doradas son los pinchos (del calibre de un alfiler) con los que se ensambla en el ordenador.



La fotografía macro tiene el principal inconveniente de la mínima profundidad de campo que se obtiene, y como se observa en estas canicas, sobre todo en la textura de la base, se puede apreciar la única franja nítidamente enfocada de la imagen. Esto obliga a una trabajada preparación previa de la escena a obtener para conseguir el efecto deseado.


La imágen superior entiendo que no necesita mucha explicación, pero me atraía la posibilidad de fotografiar el holograma de los billetes. La sorpresa fue que el efecto casi es tridimensional merced a esos desenfoques de la profundidad de campo tan estrecha....



La fotografía macro también requiere un estudio de la iluminación (al fin y al cabo la fotografía no es otra cosa que pintar con luz) mas detallado para realzar volúmenes o marcar texturas. Aquí improvisé una pequeña caja de luz para iluminar la fresa desde abajo y otras fuentes auxiliares por los laterales.



Estas dos imágenes (superior e inferior) corresponden a un experimento de iluminación y macrofotografía, para lo que tuve que cortar una granada en lonchas muy finas, intentando obtener una "vidriera" natural. El resultado fue así de sorprendente.



Como es evidente, para todas estas imágenes hemos elegido sujetos inmóviles que permiten elaborar, probar y corregir parámetros para obtener el mejor resultado. Abajo una hoja de una planta revela todas las ramificaciones y texturas de su estructura.


Pero no sólo de objetos inmóviles se nutren los macros. Hay algunos auténticos especialistas en obtener insectos en su ámbito natural con un nivel de detalle espectacular. Yo aún no lo he conseguido (no sé si no tengo el equipo adecuado o la paciencia necesaria). Por esto yo utilicé de "modelo" una hormiga voladora que apareció muerta en mi terraza tras una tormenta. Este es el detalle de una de sus alas....


Con la macrofotografía se pueden conseguir resultados prácticamente abstractos que son visualmente atractivos simplemente por las texturas, los colores y las composiciones, sin necesidad de explicaciones mas detalladas. Es el caso de los dos madroños que hay aquí debajo.



De la serie de juegos con frutas y verduras de la que salíó la vidriera-granada de arriba es este experimento con una manzana "deconstruida" donde quería enfocar principalmente la delgada línea de piel que circunda la muestra obtenida.



Y para finalizar quizas una de las macros más extremas que he podido conseguir, la punta de un bolígrafo bic, donde se observa con bastante nitidez la famosa bola que hace que estas herramientas difundan el contenido de tinta sobre el papel.



Y hasta aquí esta aproximación a la macrofotografía. Si os interesa el tema en internet hay auténticos maestros de la materia. Yo sólo he intentado aproximarme desde la modestia de mis recursos a esta especialidad y poder traerla a este blog para que la conocierais.


Y ahora si, me despido hasta el mes de septiembre, donde espero retomar esta sección con nuevos contenidos, nuevos materiales y mas imágenes para vuestro disfrute. Espero que os haya gustado.

Chaoooo!!

JLROMERO

@romerojl