viernes, 20 de diciembre de 2013

Una pequeña historia

LA COLUMNA DE LOS VIERNES

UNA PEQUEÑA HISTORIA.

Dice Ricardo que se afilió a CC.OO en 1982, el mismo día en el que cambiaron su contrato eventual por uno fijo en el Banco Hispano. Cuenta que allí conoció a Fernando Ortiz,Félix Benitoa Paco Baquero, a Alfonso Ferrándiz, aPaco “el Colorao”, y a Manolo Urea, al “Chino,” a Arturo, y a Candil, a Concha… y otro grupo de buenos compañeros y algunas buenas compañeras, que componíanla COE del Hispano en Madrid, formando parte de la FEBA.


Dice Ricardo que luego fue conociendo a Chema de la Parra, María Jesús Paredes, “La Chusa”, Paco “el Oso”, Losantos, Enrique, Uff…ya no dejó nunca de conocer gente. Cada vez eran más.  En un sótano de la calle Españoleto de MadridTeresa ya estaba allíSiempre estuvo allí. Les tomaba notas de los gastos  de las visitas y las guardaba en un cajón. Eran todavía los tiempos del inicio.

Parece que hubo una importante huelga de Banca y Ricardo se implicó. Sugiere que fue ese el momento en que decidió que quería estar entre esa gente, reivindicar, lucharDice que la defensa de las condiciones de los trabajadores le pareció que era un buen camino para poner en la práctica cotidiana parte de sus anhelos ideológicos.Dice Ricardo que treinta y un años después le sigue pareciendo lo mismo.

También dice Ricardo que ya entonces comprendió que elsindicalista tenía casi tantos enemigos dentro de la empresa como fuera. Esto tampoco ha cambiado mucho en estas  tres décadas. Las empresas siempre han sabido desarrollar más o menos bien sus estrategias para conseguir esto.

Después Ricardo dejó la gran urbe y se trasladó con sus tres chicas a provincias, a Toledo. Era 1985, y Ricardo entendió que en Castilla la Mancha, como en Madrid, como en Catalunya y como en todos los rincones del Mundo había un buen número de compañeros y compañeras  que necesitaban el respaldo de una organización para remangarse y ponerse a trabajar en la lucha por la defensa de las condiciones laborales y sociales, dentro y fuera de la empresa. Y conoció a Paco, a Justino, a Botica, a Juan , a Corriá, a Javier……Sindicalistas.

Cuenta Ricardo como en Finextrat la familia crec: Seguros. Y más adelante Oficinas y Despachos, Telemarketing, ETTs, etc… Cuenta que ya no eran FEBA,se disolvió. Vuestra primera disolución para crecer. Os convertisteis en COMFIA.

Dice Ricardo que el cambio no afectó a lo sustancial, ampliasteis vuestro esquema organizativo, pero lo esencialsiguió igual: el compromiso militante de los y las sindicalistas para seguir luchando por la mejora de las condiciones de los trabajadores contra empresarios y administraciones de tendencias explotadoras. La única diferencia, cuenta, fue que ya no se trataba tanto de crear Sindicato, sino de fortalecerlo.

Ahora le cuentan a Ricardo que COMFIA también se disuelve, que lo ha hecho ya, porque tiene que volver a crecer.  Que se une con el sector de Turismo, Hostelería y Comercio. Y Ricardo dice que vaya lio; vaya hermoso y descomunal lio.

Pero también dice Ricardo que no pasa nada, que la suma de más sindicalistas puede producir un caos organizativo, pero nunca un caos ideológico. Este se crea con la resta.

Eso dice Ricardo.

Ricardo Garanda Rojas
@rgarciaranda