miércoles, 4 de diciembre de 2013

Calatrava

EL OJO DEL FOTÓGRAFO

Calatrava


Hola de nuevo a todas y todos. Hoy traigo a este rincón donde uno expresa sus desahogos y sus inquietudes  fotográficas uno de los rincones más fascinantes de mi entorno. El castillo de Calatrava la nueva.

Este fantástico enclave situado a medio camino de los municipios de Calzada de Calatrava y Aldea del Rey, es una fuente inagotable de recursos para el ojo del fotógrafo. La serie de imágenes que hoy traigo ante vuestros ojos son todas de una sesión de hace unos meses, aprovechando una mañana de invierno, con niebla baja y luces tamizadas por las nubes y la bruma.



Las diferencias entre unas imágenes y otras son todas de postproducción, buscando encontrar distintos efectos.

La primera imágen es una panorámica en la que hay 47 fotogramas individuales para conseguir enmarcar todo el conjunto en una única fotografía.

Es curioso observar los tres niveles en los que está dividido el enclave fortificado, con un nivel inferior, abajo a la derecha de las viviendas del emplazamiento, un nivel intermedio con otra muralla donde está la basílica con su gigantesco rosetón, y el nivel más alto, y mas protegido, el del castillo-fortaleza propiamente dicho.

La niebla de esa mañana ocultaba en las primeras horas la inmensidad del Campo de Calatrava sustrayendo al visitante que por primera vez se asomaba la razón geoestratégica del emplazamiento.


El rocío de la niebla matinal brilla entre las piedras de los caminos que llevan a los distintos recintos del castillo. Piedras mudas, testigos de siglos de luchas entre cristianos y árabes.

El elemento mejor conservado del conjunto arquitectónico es la basílica, que sigue siendo utilizada para eventos especiales por los caballeros de la Orden de Calatrava, una de las órdenes militares de los tiempos de la Reconquista que ha llegado hasta nuestros días.

 El impresionante rosetón que adorna la entrada principal ilumina cual ojo de cíclope el interior austero y espartano del templo, claro ejemplo de construcción religiosa-militar.


 Visto desde abajo, y antes de entrar por la primera de sus puertas, solo se divisa la muralla más exterior del conjunto, que prolonga de manera natural las rocas que coronan la elevación sobre la que se contruyó el fortín.


 Los gruesos muros, las saeteras profundas y estrechas, todo evoca la función defensiva y militar de la construcción, sin concesiones a artificios estéticos ni adornos superfluos.


Al fondo, a medida que la niebla iba levantandose, se divisa la llanura manchega que en dirección al sur se dirige hacia Despeñaperros y Andalucía, hacia donde el terreno de reconquista fue avanzando. Se puede hacer un mapa de la Reconquista con la cronología de los castillos conforme e van emplazando en su marcha hacia el Sur.

 

La rehabilitación del entorno, una cuestión siempre polémica, ha respetado, al menos bajo mi punto de vista, las huellas del tiempo en los muros del castillo, combinandolo con una restauración respetuosa que permita el acceso, la visita, y el estudio arqueológico de este emplazamiento histórico. De ahí que el arco de ladrillo sea "de nueva factura" pero se respete el estado del resto de lienzo de fachada.

Para cerrar, una claustrofóbica escalera de caracol, estrecha y baja (construida para otro tipo de estatura media) que conduce a lo alto de una almena. ¿Subes o bajas?


Hasta aquí la entrada de hoy. Un retazo de memoria histórica, un guiño al pasado. Espero que os haya gustado. Y si teneis ocasión de visitar estas tierras, no dejeis de pasar por este fantástico lugar.

Gracias a todos y todas por vuestra fidelidad. Con esta entrada superaremos las 10.000 visitas a este blog, y eso solo es posible con vuestra colaboración. Nos seguimos viendo por aquí si así lo deseais.

Hasta la semana que viene. Chaaaaaoooo!!!


JLROMERO

@romerojl