miércoles, 9 de abril de 2014

Gigantes y Castillos

EL OJO DEL FOTOGRAFO

Gigantes y castillos




Hola de nuevo. Otro miércoles más te traigo una minicolección de rincones, para compartirlos contigo. Hoy el elemento principal (que no el único) es el tratamiendo de postprocesado que tienen estos rincones para conseguir estos efectos. Hablo del efecto conocido como HDR (High Dinamic Range) que consigue estas estampas con cierto aire de irrealidad o de ensoñación.






El rango dinámico es un recurso para conseguir en una imagen que todas (o al menos la mayor parte de ellas) las zonas se hallen correctamente expuestas. Así es posible realizar fotos como la de arriba, donde las zonas teóricamente en sombra salen bien expuestas, y el cielo que debería salir mas "quemado" (tirando a blanco) recoge gran número de detalles.

  

Para conseguir esto es necesario realizar al menos tres exposiciones, una subexpuesta, otra correcta y otra sobrexpuesta. Luego con algunos de los programas de edición se trabaja la superposición de estas tres imágenes, y se seleccionan las zonas correspondientes.


Aunque esa es la técnica correcta, existen numerosos programas que simulan este efecto a partir de una única exposición, incluso disponible en los dispositivos móviles, pero nunca podrán reemplazar los resultados obtenidos con tres (o más) exposiciones. Por ejemplo en la imagen superior, en una sola toma tendríamos que elegir en exponer correctamente el cielo (con lo que la arcada quedaría en contraluz) o exponer los arcos, con lo que el cielo sería una mancha blanca.


Esta técnica aporta imágenes bastante expectaculares, aunque también hay que reconocer que es una técnica que genera controversia en el mundo de la fotografía. Tiene sus detractores y sus forofos, debido a que es un procesado demasiado "agresivo" y con unos resultados algo alejados de la realidad.


Pero es todo un desafío disparar contra el sol que se pone tras un molino en lo más alto de los montes de Toledo, y conseguir algo distinto del típico contraluz de siluetas.. ¿no te parece?


Con esta última pareja de molinos (¿o eran gigantes?) en la cresta del puerto de Los Yébenes, en Toledo, concluyo la presente entrada. Espero que te haya gustado. Y si ha sido así, te espero de nuevo por aquí en próximas fechas. La semana que viene, esta sección descansará. Chaoo!!


JLROMERO

@romerojl