viernes, 8 de mayo de 2015

Qué piensan mis votantes?



La primera gran consecuencia de los programas, discursos y posturas tan ambiguas de los Partidos es que en el momento de tener que tomar decisiones sobre alianzas con otras organizaciones, les tiembla todo. Es normal, desconocen la ideología y postura de sectores enormes de sus “seguidores”. Por eso lo normal es que hoy en el Parlamento Andaluz no halla autorización para constituir Gobierno.


No hay manera de dar un paso para adelante ni para atrás, no se vayan a mosquear sus votantes y cambien el voto del 24. Me da temblor a mí pensar que, estando en el horizonte las generales, partidos como Podemos y Ciudadanos sean incapaces de tomar posturas en Andalucía y en el resto de Comunidades a partir del día 25.
Es posible que la mayoría de la población española deseemos que no haya mayorías absolutas, las experiencias, por lo general, no han sido muy ilusionantes. Pero sería irse por el arcén si la consecuencia de la variedad de representaciones nos llevara a sufrir la inestabilidad institucional que provocaría la lucha de todos contra todos para que nadie pueda constituir gobiernos según la normativa existente.
Eso no va a ocurrir, ¿verdad?, los partidos emergentes, en ningún caso van a jugar esa baza de la inestabilidad institucional ¿verdad?. Ya me quedo más tranquilo.
A mí me parece tremendamente importante, y con muchas posibilidades de aportar grandes beneficios a esta democracia, el auge de Podemos y Ciudadanos. Pero si dan la impresión, y digo impresión, a la ciudadanía de que faltan, de alguna manera a sus responsabilidades institucionales, que las tienen aunque muchos quisieran no tenerlas, creo que esa ciudadanía les pasaría factura. Solo se podría jugar a dinamitar las actuales instituciones si la mayoría de españoles y españolas estuvieran por ésa labor, y no parece el caso.
De hecho, estoy empezando a pensar que Podemos podría estar ya pagando sus dudas de la comunidad andaluza. Que no digo yo que no tengan buenas razones para mantener la postura que están teniendo, seguro que las tienen, aunque yo opino que abstenerse para que puedan hacer gobierno no compromete en gran medida la pureza e integridad de su formación. Pero eso es solo mi rampante opinión, quiero mantener que seguro tienen buenas razones, pero también creo que, aún con esas razones, estarían ya pagando factura.
Es un serio problema no saber de verdad qué es lo que piensa gran parte de tus votantes, vas, das un paso para adelante o uno hacia atrás, te equivocas y los pierdes. Pero en los partidos prefieren generalmente captar masas ideológicamente variadas y heterodoxas y luego ¡ya veremos!. Es el gran camino, ya demostrado, para terminar en los senderos de la mentira y de la anti-ética política. Como mínimo  en la falta de seriedad democrática.
Insisto, este juego de las ambigüedades tiene su precio y más para los que aún no tienen nada consolidado. Ese protagonismo que Podemos está cediendo en Andalucía a favor de Ciudadanos puede ser el aviso de que les puede ocurrir lo mismo en el resto del País. Y Ciudadanos podría, muy bien, aprovecharlo. Al fin y al cabo ellos y el PSOE, de entrada, son los únicos que tienen la opción de elegir un socio u otro.

Yo sólo especulo, como los demás.
Ricardo Garanda Rojas
(@rgarciaaranda)