domingo, 18 de septiembre de 2016

El paso del tiempo (texturas)

Hoy he vuelto a desempolvar una vieja cámara, y aprovechando el frescor matinal de estos últimos días del verano, he salido a dar un paseo por el campo...



 Y me he ido fijando en como el tiempo es inmisericorde con la obra del hombre y va dejando sus huellas por doquier.


 Como en esta pared donde la pintura aún señala el rastro de la hiedra que en otro tiempo se aferró para buscar la luz...


 O este cruce de cables en el cielo, con tendidos nuevos y no tan nuevos transportando datos, kilowatios y energía


Los pastos, tras el paso de la cosechadora lucen así, a la espera de la vertedera que volverá a aflorar los ocres y pardos de la tierra, presta a la nueva sementera



En el arcén de la carretera, aun persiste un antiguo complemento de automóvil, aquellas toma de tierra que se pusieron de moda hace ya décadas.... Parece como nuevo pese al tiempo transcurrido...



 Y el asfalto, allí donde no es convenientemente repasado, adquiere esta textura de piel de elefante, degradandose poco a poco.


O como esta vieja puerta de metal, que lleva sin recibir la caricia de una brocha bastante tiempo.


 Para terminar, os dejo con una casa que, sin ser una textura, acusa evidentemente el paso del tiempo. Nada es eterno, así que amigo, amiga, aprovecha el momento.

Carpe diem

@romerojl