jueves, 19 de enero de 2017

Pesadilla (II)

Ricardo Garanda Rojas (@rgarciaaranda)




.... leer Pesadilla (I)

No puede ser…
Esto tiene que acabar.
No eran ni las seis. Ella se despertó preguntando la hora y el por qué de mi tono de voz asustado.


- ¿Que qué ocurre? Que he tenido una pesadilla y me dicen que es real, que  las calles de Toledo se han llenado de perseguidos, de humilladas familias, de desesperados  supervivientes.


-¿Pesadilla? Si no lo tienes claro pues joder, mira por la ventana y ya verás si es sueño o real.

Allí estaban, miles y miles de desarraigados. Hombres con gesto de no aguantar más, mujeres dispuestas a aguantar lo que haga falta, niños y niñas asustados y asustadas, sin saber qué es lo que tienen que aguantar y por qué.


-Mujer, están ahí. Asómate.

-Algo como esto tenía que ocurrir antes o después, a ver que hacéis ahora. No iba a ser tan fácil, no se iban a quedar en el barro esperando a que os dierais cuenta de que vuestro futuro les pertenece.

-¿Nuestro futuro? Será al revés.

-No, no es al revés. Ya podéis ir repartiendo.

-Nos ha costado mucho lo que tenemos.

-Más nos puede costar mantenerlo a costa de sus sufrimientos.

-El sufrimiento no cotiza.

-Ni el dinero sangra, maldito egoísta. Mira esa niña en la ventana, parece querer decirte algo.

-Señor, solo queremos vivir, usted manda, ¿Es posible?

-¿Que contestas?, no parece una petición difícil de entender.

-No puede ser, sigo en mi pesadilla, no se sabe de dónde y cómo han venido.

-Han venido de todos los sitios y de ninguno.
Siempre han estado ahí y no los hemos visto hasta hoy. 
Tu pesadilla podemos ser nosotros, tú, yo. 
Pero esta gente es real, esa niña es real, su petición de vivir es real.

-No puede ser...