miércoles, 18 de enero de 2017

Quid pro quo


Se llama matrimonio de conveniencia, un matrimonio de personas que no se convienen en absoluto.
Oscar Wilde


Cuando hay que hacer de la necesidad, virtud, nos podemos encontrar con extraños compañeros de cama. Así, cuando uno no necesita de nadie, se encastilla en la torre de marfil a otear el paisaje desde la altanería de la soberbia y el orgullo. Pero cuando esa torre se tambalea, se baja rápidamente a la arena a suscitar alianzas.

Nada une más que las propias debilidades, pero cuidado, que como ya decía Lutero "La humildad de los hipócritas es el más grande y el más altanero de los orgullos".


LA REBOTIKA

@El_Botika Viñeta
@romerojl Texto