viernes, 9 de agosto de 2013

Oiga usted, Sr. Rehn:

LA COLUMNA DE LOS VIERNES


Oiga usted, Sr. Rehn:

 

No se esfuerzan ustedes mucho, ya sabíamos todos que si comemos menos ración del pastel habrá pastel para mas gente. El problema es que las matemáticas necesitan variantes fiables, y en su propuesta de menos sueldo para más empleo intervienen factores poco fiables, como es que ese teórico aumento de la competitividad  produzca el crecimiento de la producción  suficiente para crear ese empleo, o que la patronal, preocupada como está en sacar la máxima rentabilidad a la crisis, de verdad quisiera convertir el ahorro de salarios en gastos de contratación.

De hecho, en los últimos tiempos, las reducciones salariales han estado a la orden del día de muchas empresas y sectores productivos y no han ido acompañadas de creación de puestos de trabajos, más bien al contrario.

 

En cualquier caso, Sr. Rehn, se me ocurren un par de lecturas de su propuesta que la podrían hacer digna de un debate entre los distintos agentes sociales:

 

La primera trataría de plantearse una fórmula adecuada para ahorrar ese 10% en el capitulo de salarios. Propongan no tocar los salarios más bajos y plantéese una escala de reducciones a partir de cierta renta e ir aumentándolas según se eleven los salarios. Seguro que podrían cuadrar el resultado final deseado, hay suficientes altos directivos que perfectamente podrían renunciar a un 50% de sus ingresos salariales.

Ya volverán a recibir sueldos millonarios cuándo se resuelva esto.

 

La otra lectura me parece más interesante aún. Puesto que todos queremos más Europapropongan tomar medidas en el ámbito europeo, y si lo que se plantea es reducir salarios para solucionar desempleos, propongan reduciresos salarios en toda Europa y creen empleo dónde sea, los jóvenes parados están en perfectas condiciones de viajar adónde los creen. Si  la teoría que defiende, Sr. Rehn, pudiera ser efectiva, aplicarla en todo el mercado europeo significaría la práctica desaparición del desempleo en la Comunidad Europea, e incluso, tal vez, se podría hacer con una rebaja de salarios menor al 10% propuesto.

Todo, según la propuesta que ustedes defienden, gracias a un aumento de la competitividad en relación a otros países ricos y emergentes y de un pacto europeo de creación de empleo a cambio de ahorro en salarios. Esta es la propuesta del F.M.I. que usted apoya, sean consecuentes con ella.

Además, esta sería una propuesta de solidaridad entre europeos y nos ayudaría a dar pasos hacia la igualdad en lugar de hacia varias velocidades, como se está haciendo ahora.

 

Piense en estas u otras alternativas a su sospechosa propuesta, Sr. Rehn. Y no hable como si fuera un dios amenazando a los humanos con la asunción de responsabilidades si no hacen lo que su divinidad indica. Aunque algo de divino debede tener usted y el F.M.I., porque han conseguido lo que casi nadie logra, con sus propuestas han unido en la misma respuesta a Gobierno, Sindicatos y Partidos Políticos. O eso parece.

 

Ya veremos.

 

Ricardo Garanda Rojas

(Twitter: @rgarciaaranda)