viernes, 29 de noviembre de 2013

#somossindicalistas (II)

LA COLUMNA DE LOS VIERNES
#SOMOSSINDICALISTAS (II)

Y seguro que habrá tercera parte  porque ésto es corto para el tema.

¿Que perfil de personas piensan, en serio, que puede existir una democracia social real sin la intervención de unos Sindicatos que defiendan los intereses de los sectores más débiles de la sociedad?

Solo se me ocurre responder que ha de ser necesariamente el perfil de persona que añora un país sin democracia real, o con una de un nivel participativo muy por debajo de la que tenemos por estos lares, que ya es bajar.

 
La presión contra los sindicatos podría ser por varias razones. Digo que “podrían ser”, no porque yo conozca el decálogo, sino por dejar abierto el debate. En realidad, mi opinión coincide con la de quienes han llegado a la conclusión de que el perfil de las personas que añoran otra democracia o ninguna, ha crecido. Ya se ha visto y se ve esto en otros sitios, ya se ha visto esto aquí en otros momentos.

Pero ellos son solo el instrumento. Periodistas a los que les encanta atacar a sindicalistas en medios de comunicación rencorosos y celosos por no haber conseguido comprometer a los sindicatos para sus pretensiones empresariales. Politiquillos bocazas que creen ganarse el paraíso partidista siendo “más papista que los papas”. Ellos son solo el instrumento, marionetas para ir segando la hierba por debajo de los pies.

Hay quienes tienen realmente un proyecto en el que Sindicatos que se preocupan por las condiciones de los trabajadores y trabajadoras, no tienen sitio, son un problema, un estorbo. Para quienes tienen este proyecto Liberal dónde sólo  la Empresa ha de marcar las pautas, estos sindicatos han de estar muy controladitos y con poca capacidad de influencia. Ni pueden estar en los Consejos de Administración ni controlar capítulos sociales tan importantes como los que se ocupan de la Formación de los trabajadores a los que hay que controlar, dentro de poco tampoco será bueno que vigiléis la gestión de los Fondos de pensiones de vuestros representados.

Si consiguen que estos sindicatos den facilidades en su cesión de terreno según se les aprieta la cuerda, el objetivo final se va acercando.

Por eso, no parece el momento adecuado para dar pasos atrás. Ahora no.
Ahora es el momento de defender derechos laborales y sociales por los medios con los que se han defendido siempre, en los mejores momentos y en los peores. Y si ladran es que os movéis en la línea correcta.

Ahora es cuándo más necesitamos a los Sindicatos, por eso es ahora cuándo quieren destruirlos.

No lo permitáis, no lo permitamos.

Ricardo Garanda Rojas
@rgarciaaranda