viernes, 23 de mayo de 2014

DEMOCRACIA LIMITADA S.A.

LA COLUMNA DE LOS VIERNES

DEMOCRACIA LIMITADA S.A.


“--Vamos Arturito, vamos Albertito, vamos Jorgito, si no es tan difícil aprender esto de la democracia, es un sistema dónde todos votan, todos opinan, hay que tomar en cuenta la opinión de todos y hacer lo que decide la mayoría..”

Les resultó muy difícil de entender, sólo se quedaron con lo de los votos. Y no sé si lo comprendieron del todo. Lo de la opinión es muy complicado, les basta con que los que quieran (cuántos menos mejor) voten cada cuatro años,  y, hasta que vuelva a tocar, calladitos y quietecitos. En España, a esta gente de la derecha les sigue cayendo mal, muy mal la democracia, no les parece justo esto de que todos podamos exigir los mismos derechos, no lo entienden.

Por eso ocurren cosas como la del Ayuntamiento de Toledo de hace unos días. ¡Qué vergüenza!, en la capital del feudo de Cospedal un grupo de ciudadanos y ciudadanas acudieron al Ayuntamiento a contar a SUS REPRESENTANTES un problema que consideran serio: sus hijos son enfermos de cáncer y consideran que, con los recortes, no se les está atendiendo adecuadamente. Y piden ser invitados a un Pleno del Ayuntamiento para que el Alcalde y los Concejales escuchen sus quejas razonadas. 

Y les invitan y van. Pero cuándo una portavoz de este colectivo de padres va a tomar la palabra, los concejales del Partido Popular, encabezados por el veterano Arturo García Tizón, se levantan de sus asientos y se salen de la Sala. Impresionante. Uno de los padres le quiso dar a Tizón una copia de sus reivindicaciones y éste le despreció diciendo que no le interesaba nada.

Hubo una concejala del PP que supo anteponer sus obligaciones democráticas a la falta de ética del resto de su grupo y se quedó sentada. Debe ser la única de su grupo que entiende que en democracia debe ser obligatorio que los representantes electos escuchen y valoren lo que les dicen sus representados electores. Arturito no entendió esto en la clase de democracia.

Es tremendamente incómodo que la gente proteste en las instituciones, en los teatros, en las redes y en las calles. Consideran además que es injusto que esto suceda así, para eso están las elecciones y ellos han sacado mayoría absoluta. No importa que esa mayoría se sacara con unos planteamientos y unos compromisos que nada tienen que ver con la realidad. Por ejemplo, los que ahora gobiernan jamás dijeron en campaña que iban a sacar una ley para restringir todo lo posible la libertad de los ciudadanos para expresar su opinión sobre las cosas. Con ésta prohibición en las calles y en la redes pretenderán dar la sensación de que nadie protesta y todo el mundo está satisfecho. Eso ya ocurría en éste País hace 40 años y ya sabemos cómo definimos a los que gobernaban entonces.

Seguramente necesitarán aprobar la Ley Mordaza para poder aprobar después la ley que pretende modificar la actual Ley del Aborto. Salvo que haya parlamentarios y parlamentarias que, como la concejala de Toledo, entiendan de verdad cuál es su responsabilidad.

Mientras tanto los fiscales ya deben de tener las necesarias instrucciones para irse adelantando a ese Estado Represor. De ahí las condenas de más de tres años a participantes en Piquetes de huelga, por “atentar contra la libertad de los trabajadores”. Parece que los empresarios que amenazan con despidos por asistencia a movilizaciones y que han sido denunciados cientos de veces, no atentan contra ésta libertad. También conocieron las y los sindicalistas estas entradas en prisión hace 40 años, seguro que habrá respuesta si vamos por ese camino.

Tampoco los Albertitos y Jorgitos de turno entendieron la asignatura de democracia. El primero debió estudiar con su padre y el segundo estaría a pie de Obra.

Estamos ante una seria recesión democrática. La mayoría de gobernantes de esta derecha dan claras muestras de no entender cómo funciona la libertad de expresión y de exigencias pacíficas en una democracia. Hay mucha gente que está perdiendo mucho: trabajo, casa, estudios de hijos, sanidad para sus familias. Mucho. Si encima no se permite protestar razonablemente por ello, podremos entrar en un conflicto mayor que el que se quiere impedir.

Y el domingo a votar, no nos liemos, para nosotros no vale la abstención, que se abstengan ellos.

Ricardo Garanda Rojas

(@rgarciaaranda)