viernes, 30 de mayo de 2014

¿Podemos?

LA COLUMNA DE LOS VIERNES

¿PODEMOS?

No lo sé, tal vez. Por lo menos se ha pasado de la sentada de Sol al Parlamento en Bruselas. La fuerza cabreada con el sistema  usa los propios resortes de éste para combatirle en su terreno. Ya veremos, pero no me parece un mal comienzo.

De momento estamos disfrutando leyendo y escuchando a los histéricos (en fondo y forma) ataques de algunos políticos y de los meapilas de la caverna mediática. Me encanta verles mover indiscriminadamente sus culos en los asientos televisivos e imaginarme la cantidad de tipex que usan en sus borradores antes de enviar sus mugrientas columnas al medio escrito correspondiente. Si, aún me los imagino escribiendo con la Parker que les regaló su franquista padre. Aunque sólo fuera por ello, ya habría valido la pena ésta experiencia.

Pero entre el Podemos de Pablo Iglesias y el inmovilismo secular de ésa panda que está empezando a hundir a su promotor Partido Popular por la derecha, hay muchas cosas en éste País, mucha realidad que analizar y solucionar, muchos caminos para transitar buscando la salida de éste pozo dónde está ahora metida la sociedad española.
El PP se está hundiendo en un lodo muy espeso, y cuánto más se muevan más se van a hundir. Y le quedan la Ley contra el Aborto, la “ley Mordaza”,  el pulso de Catalunya y ahora otra vez el Vasco, los multiplicados casos de corrupción que como la incandescente lava se acerca peligrosamente a los mismos cimientos de la Moncloa… Y encima les atacan por la derecha acusándoles de tiernos…

El PSOE ha tocado suelo. Más y antes de lo que esperaban. Pero hay una importante parte de la sociedad que está dispuesta a volverlos a apoyar si saben cuál es la respuesta a la pregunta del millón: ¿Seguís siendo fiables para los y las que queremos una solución progresista a todo esto? Obviamente la respuesta no puede ser un discurso, ya no. Hace falta cambio de personajes y modificaciones claras en el guion. Pueden salir de sus aguas turbulentas para ir a terreno firme o al mismo cieno que los otros. Se les va a necesitar, aunque sea en el papel del “primo de zumosol”, pero no a cualquier precio.

Izquierda Unida  ha perdido su gran oportunidad. Puede que vuelva a tenerla, pero sacar seis diputados en estas condiciones de deterioro del PSOE con circunscripción única, sumando todos los votos,  se me antoja un traspiés monumental. Parece que la negativa a las primarias abiertas, como condición para la integración de Podemos, puede atragantársele ahora. La herencia de la cultura comunista en las cuestiones de control interno, bien apalancada en tiempos del “Comandante  Frutos”, es una pesada losa en estos tiempos.
Las imágenes de la noche de las elecciones fueron un verdadero esperpento.  En la sede de Génova, aun siendo los ganadores, hubo que desmontar la esperada repetición de la fiesta de cuatro años atrás. Elena Valenciano sí tuvo que revisar documentos antiguos para emular aquella aceptación de fracaso de su compañero Almunia.  En la sede de IU no sé entendía por qué tenía que dar la cara alegre el  cordobés Tasio, después de haber sido relegado, como primer representante de IA (previas primarias) a un sétimo u octavo puesto, quedándose al otro lado de la línea.  Rosa Díez parecía muy contenta con su resultado. Tal vez con ésos cuatro ya les vale…es creíble.

Y Pablo Iglesias sin sonreír, cuándo todo era euforia a su alrededor, diciendo aquello de “No hemos ganado nada, mañana seguirá gobernando el PP…”

Les felicito a todos. Han pasado el control de la ciudadanía con votos y con abstención. Ahora hay que ver si han entendido los mensajes. Sobre todo me preocupa saber si PSOE, IU y PODEMOS han entendido el mensaje, porque de no ser así, al día siguiente de las generales alguien tendrá que coger el micro y decir: “No hemos conseguido nada, mañana seguirá gobernando el PP…”

Ricardo Garanda Rojas

(@rgarciaaranda)