viernes, 12 de diciembre de 2014

¿Quién Sentencia a los Jueces?



LA COLUMNA DE LOS VIERNES
¿Quién Sentencia a los Jueces?


Vamos a terminar la semana como la empezamos con la viñeta  preparada por D. Fernando para la Rebotika reproduciendo la frase de D. Francisco de Quevedo y Villegas: “Dónde hay poca justicia es peligroso tener razón”. Y es que en las situaciones en los que la política miente y engaña todos los días, fuera del Parlamento y dentro de Él, los jueces se convierten en la última garantía de la verdad, la justicia y la democracia.  Pero eso sí,  solo en el caso de que puedan resistir.  Son personas, tienen vida y muy malo sería tener que apelar a su heroicidad, aunque ya casi lo estamos haciendo.


No es un error el título de este artículo. Parece que debiera preguntar ¿Quién juzga a los Jueces?   


Pero eso ya lo sé.  Los juzgamos todos, continuamente, cada vez que deciden algo contrario a lo que nosotros hubiésemos preferido. Los queremos para que hagan cumplir las leyes, pero en realidad las leyes nos importan un carajo, sólo queremos que nos den la razón en lo que cada uno defendemos, y si no lo hacen, son unos vendidos o unos descerebrados, y decimos estar seguros de que “se han equivocado”. Y alguna vez puede ser, pero ellos mismos, con una modestia institucional que ya nos gustaría  para otras esferas del Estado, tienen instancias para corregirse en los errores. 


Al Juez Ruz le están maniatando. Y lo van a anular cueste las críticas que cueste, porque para ellos no hay nada peor que los resultados de su instrucción que hace tiempo se están entreviendo. Lo peor no es que le hayan limitado el tiempo en sus responsabilidades, al fin y al cabo sólo le podían prorrogar hasta Junio. La jugada puede estar en que la Permanente de Lesmes  puede no ser el ámbito competente para tomar la decisión que han tomado y por tanto hay un serio riesgo de impugnación de la misma con las consecuencias imaginables. La alternativa hubiera sido, o es, que el Órgano judicial tome esa  decisión en plenario. Hay petición de Jueces para que esto sea así. Ya veremos, hemos de temernos lo peor.


Pero volvamos al título, la Sentencia. La persecución moderna de los Jueces empezó, al menos de manera vistosa, con D. Baltasar Garzón. Esta fue fácil porque tenía pocos amigos, había sido, según mi opinión un Juez suficientemente competente como para granjearse, de manera espectacularmente injusta,  enemigos por todas partes. Ni las amenazas de ETA ni los riesgos que le suponía desmontar la mafia gallega pudieron con él. Pero con el GAL se la tuvieron jurada y cuándo entró a saco con la Gürtel  e inició el proceso de los crímenes franquistas, los conservadores fueron a por su cabeza y encontró pocos apoyos, ni políticos ni, como consecuencia, mediáticos. La cobardía hizo que solo una minoría nos sintiéramos en deuda con él y nos indignáramos ante la barbaridad que le hicieron.  Le pedimos que fuera héroe y le abandonamos entre las fauces de la ignominia política y social.


Y se abrió la compuerta.  Amigos Socialistas, no os rasguéis tanto las vestiduras ahora, permitisteis que se abriera la compuerta y ahora ya es muy complicado cerrarla. Mirasteis para otro lado y ahora ya no sabéis dónde tenéis la mirada. A D. Baltasar Garzón le aupasteis para diputado y ministro en aquella tarde de los Quintos de Mora. Vuestro precio era dejar aparcado el tema GAL , pero él comprendió que un Juez no podía hacer eso y no se lo perdonasteis. Bien, a ver ahora como volvemos a defender que la Justicia está por encima de todos.


En esta sociedad tenemos que aprender que ni los gobiernos, ni los partidos políticos, ni los ciudadanos podemos sentenciar a los Jueces. Pero aprenderlo de verdad, con todas las consecuencias, uno a uno y todos los días, porque si no aprendemos eso, en tiempos dónde se miente y se roba dentro y fuera de nuestras Cortes y  Parlamentos,  nos podemos quedar sin garantías para la verdad, la justicia y la democracia.



Ricardo Garanda Rojas 

 (@rgarciaaranda)