viernes, 19 de diciembre de 2014

Uniones y desuniones en esta cara Izquierda

LA COLUMNA DE LOS VIERNES




Uniones y desuniones en esta cara Izquierda




Con el Neme tengo yo largas conversaciones en Zocodover, de Cervantes a Ancha, con atrevimientos puntuales por Hombre de Palo, y ya muy valientes hasta Sto. Tomé que hay una taberna con la Estrella de Galicia.


Dice Nemesio que “si gana su partido, el PSOE, sin la absoluta, le parecerá bien que llegue a un acuerdo con PODEMOS.


Y que, dios no lo quiera,  si gana PODEMOS  y el PSOE se alía con ellos, no estaría de acuerdo pero seguiría apoyando a su partido.


Pero si, no lo quiera ni el diablo, ganando el PP las elecciones, el PSOE les apuntalara en el poder, o viceversa, dice Neme que podría llegar a comprenderlo, pero se daría automáticamente de baja en su partido.


Total, resume Nemesio, ¡Ojalá crezca IU!”


Y es que, por justificar a mi amigo Neme, las izquierdas están carísimas en éstos momentos. El PSOE es valorado como un partido de izquierdas por la inmensa mayoría de sus afiliados, pero luego hay mucha gente que dice que no, que como mucho centro-izquierda, que no han hecho méritos para más. PODEMOS se ve sorprendido a sí mismo por su gran éxito en las encuestas y para no estropearlo decide que no son ni de Izquierdas ni de Derechas, vamos, un abstracto que no le importa de dónde le vengan los votos mientras vengan. Después  ya se verá que política se hace.

Y  nos queda  I.U.. Aquí  nadie duda de que sean de Izquierdas…bueno, voy a hablar por mí, yo no lo dudo. Pero  hay otros problemas: uno relativamente nuevo, las encuestas les dejan por los suelos. Otro ya conocido por repetido, las broncas internas, la división de la división de la división. Broncas en el Partido, broncas en el Sindicato dónde están. Broncas… Como si sólo supieran moverse en las habitaciones de sus casas y eso no les dejara tiempo para salir fuera y ganarse el aprecio de los transeúntes.


Y  D. Julio Anguita, que es de izquierdas en sí mismo y tiene muy claro el camino: El Sorpasso. Derrotar al PSOE como cuestión “sine quanon” para el avance histórico de la izquierda revolucionaria. No pudo ser con I.U. cuándo él la encabezaba, y pudiera ser ahora con una alianza encabezada por PODEMOS. 


Pero PODEMOS no quiere.  Quiere comprobar si el éxito que le auguran las encuestas se hace realidad y tener las manos libres para posibles alianzas posteriores a la demostración. Se podría quedar sin posibles novios y en la calle, a veces, hace mucho frío.


He leído el artículo de Garcia Biel y no quiero repetirme en algunas cuestiones, pero estoy muy de acuerdo con él, especialmente en la valoración del  error que cometería la “izquierda alternativa”  si se empeña en equiparar al PSOE con el PP,  porque después de la confrontación electoral, dónde hay que medir las fuerzas, hay que saber aliarse contra la derecha que ha hundido en España el Estado de Bienestar que otros levantaron.


En cualquier caso, antes de las generales estarán las municipales y las autonómicas. Buen banco de pruebas para comprobar cómo funcionan las uniones y las desuniones en ésta cara izquierda.

En el 82, el PSOE basó una parte importante de su éxito en la estrategia del “Voto Útil” contra la derecha. Consiguieron una mayoría absoluta a costa del hundimiento de I.U. y se produjo un fatal  desequilibrio en las izquierdas de éste país que hemos venido sufriendo hasta ahora, especialmente en el mundo laboral. Esperemos que ahora no se le ocurra a PODEMOS utilizar esa misma estrategia contra el PSOE, a costa, otra vez, de I.U., Equo, o cualquier otro partido o movimiento de izquierdas que vamos a necesitar para volver a reestructurar las redes democráticas y básicas de ésta sociedad, ahora muy debilitadas.



Ricardo Garanda Rojas

  (@rgarciaaranda)