viernes, 15 de julio de 2016

La Abstención

                      Ricardo Garanda Rojas (@rgarciaaranda)


Es curioso plantear la necesidad de la abstención del PSOE como una cuestión de Estado, como si el Estado fuera algo completamente aparte y separado de las necesidades de los ciudadanos y las ciudadanas de un País.
La experiencia vivida por ésta ciudadanía en los últimos cuatro años de gobierno del PP es realmente traumática para la mayoría de trabajadores, para un elevado porcentaje de las familias, para demandantes y trabajadores de servicios de salud, para profesionales de la enseñanza, para miles de dependientes necesitados de ayuda.

Los niveles alcanzados por la corrupción en responsables públicos son tales que ya empieza a cundir el desánimo de mucha gente y pensar que esto no tiene remedio, que hay una extraña ley natural que nos dice que esto hay que ir asumiéndolo.
Los abusos del poder reinterpretando los conceptos de democracia y de libertad han llegado a puntos cercanos a la preconstitución. Leyes que permiten encarcelar a quienes defienden sus derechos laborales a través de la movilización y la huelga, que penalizan directamente a la libertad de expresión de unos, permitiendo barbaridades de los suyos. Movimientos desde el Ministerio del Interior utilizando la policía para intentar desacreditar a los opositores políticos.
Empobrecimiento generalizado hasta el punto de defender como positivo que es mejor trabajar con condiciones de jornada y de salario cercanas a la esclavitud, en lugar de estar en el paro luchando por un trabajo digno. Empobrecimiento de futuro, gastándose las reservas de los fondos para Pensionas con el previsible objetivo de hacer desaparecer los argumentos en contra de rebajarlas.
Y esto es lo que hay que esperar que siga ocurriendo si estos obsoletos gobernantes siguen en el poder, y hay suficientes diputados y diputadas de derechas en distintos partidos como para que esto pueda suceder. Y si no es así será consecuencia de que sus políticas no han convencido ni siquiera a esos partidos de ideología conservadora.
Resulta muy sorprendente que se pida y se espere que sean los diputados y las diputadas del PSOE quienes resuelvan éste problema permitiendo que las nefastas políticas continúen aunque sea con los matices que impone la mayoría relativa. Y mucho más sorprendente resulta que lo pidan algunos de sus dirigentes, unos de forma más o menos velada, y de manera directa otros. Responsables, algunos de ellos, que gobiernan en sus territorios con la comprensible oposición y la lógica confrontación con quienes defienden ideologías y escalas de valores muy distintas.
El Roto
El PP presume de haber ganado las elecciones. Es cierto que es el partido más votado, el que mejor resultado ha obtenido, el que ha conseguido más apoyos populares. ¿Suficientes? Si le sirve para gobernar, SI. Si necesita los apoyos del contrario, NO.
El PSOE no solo tiene que tener en cuenta la opinión de sus militantes, que en demasiados sitios están ignorando descaradamente, sino que además ha de valorar el criterio de sus votantes. Si los que votaron al PSOE quisieran que gobernara Rajoy habrían votado al PP.
Muy mala es ya la imagen cierta que dan de ser incapaces de controlar un Gobierno en coalición con su izquierda, pero que la consecuencia de esta incapacidad sea apoyar, por la vía de la abstención, a un gobierno Conservador con muchos "tic" aún de la cultura franquista (Iglesia, libertades, etc.) será un agujero negro en su historia que muchos no perdonaran y que muy pocos agradecerán.
En democracia no debe haber razón de Estado a espaldas de la opinión de sus ciudadanos y ciudadanas, y tengo la impresión de que éste apoyo abstencionista sólo está bien visto por los militantes conservadores y por algunos y algunas dirigentes del propio PSOE. Es decir, por la derecha.