viernes, 24 de mayo de 2013

Hoy voy a hablar de fútbol

LA COLUMNA DE LOS VIERNES


Hoy voy a hablar de fútbol


Hoy quiero hablar de fútbol, mas que nada porque el asunto este de Blesa con los diferentes matices expresados, se convierte en un tema delicado para alguien que está ya fuera de la arena.

Así que me muerdo la lengua y os cuento que el otro día disfruté con la final de la Copa del Rey. Los del Atleti íbamos tranquilos, ya nos habían dicho por todas partes que no teníamos nada que hacer, que después de 14 años perdiendo ya estábamos condenados a la imposibilidad científica de poder ganar a ese gran equipo llamado Real Madrid.

Yo de hecho, entré en la tasca pidiendo disculpas por si molestaba con mi presencia y comentando con los que me miraron por encima del hombro que ya me conformaba con que el año que viene nos siguieran permitiendo jugar (y perder) contra ellos.

Además, he de reconocer que iba yo un tanto despistado, porque con los datos que  tenía no acababa de comprender las razones por las que metían en la cárcel al ex-presidente de Bankia. Y sobre todo, mi preocupación era cómo expresar estas dudas a mis colegas, con las de veces que hemos estado de acuerdo en que debiera haber unos cuántos banqueros en la cárcel.

Pero bueno, yo a lo mío, que de esto otro no entiendo. Pues eso, que una final es una final y en eso mi atleti es la leche. Y a los madridistas que mal les sentó. Tan mal que les dio por perdonarnos la vida: “me alegro por vosotros”, “os lo merecíais”, “ya que no la hemos ganado nosotros…”.

Yo, durante tres o cuatro segundos, me cogí un tremendo complejo de malo, yo que me alegré cuándo perdieron con el Borussia…Pero claro, nosotros somos anti-madridistas y ellos anti-barça. Cada uno a lo suyo, todo dentro de un orden.

Todo en orden para que se pueda entender, como la magnífica lección de historia que José María Martínez  le ha dado al periodista Miguel Ángel Noceda, de El País, sobre las objetivas razones de lo que éste, ignorando tendenciosamente la realidad, llama “pacto contra natura” refiriéndose al apoyo que CC.OO. dio a Blesa para su presidencia de Cajamadrid. Pero ya me he desviado otra vez, no tengo remedio, si lo mío hoy es el fútbol.

La noche en que el Atleti ganó la final, algunos nos reencontramos con el fútbol, con “eso noble, hermoso y aleccionador que también tiene el fútbol”, en palabras de L. Silva. Mi equipo ha ganado cosas importantes en estos últimos años, pero ganar al Madrid en una final….A mi me situó en mis grandes devociones atléticas previas a la nefasta aparición de aquel presidente llamado Gil y Gil.

Vaya Personaje aquel Jesús Gil. Claro, que su antecesor, el Doctor Cabezas casi le hace bueno. En cualquier caso, en la historia del fútbol hay decenas, cientos de personajes singulares que han venido reiteradamente utilizando este noble deporte para sus intereses figurativos y económicos. Algunos con éxito social y personal y otros con grandes fracasos en operaciones comercialmente nefastas que han dilapidado los fondos éticos y económicos de los clubs. Y nadie fue a la cárcel por ello, como nos recuerda mi amigo Romero, en su lógico y necesario rebote por la reacción interna de algunos y algunas ante ciertos titulares.

Sin embargo parece que una dudosa inversión si resulta motivo de cárcel para un  banquero. Bien, tal vez sea penalmente razonable, pero entonces tenemos un lío en este País. Va a haber colas….

Es probable que Blesa, y varios banqueros mas, hayan tenido comportamientos muy reprochables jurídicamente a juzgar por las consecuencias, pero en este terreno de lo penal, el mejor camino para que alguien se “vaya de rositas” es errar en las imputaciones.

Y me he vuelto a meter en temas de los que yo no debiera dar mi opinión. No tengo remedio, con lo divertido y socialmente rentable que es hablar de fútbol, de hecho nunca he tenido tantos amigos catalanes como la noche en la que el Atleti ganó la final de la copa….

Pues eso.

Ricardo Garanda R.