viernes, 7 de junio de 2013

Que nos pasa con la cultura?

LA COLUMNA DE LOS VIERNES


Que nos pasa con la cultura?

Mi pregunta es para nosotros, para la gente de izquierdas, o para los hombres y mujeres progresistas, como ustedes prefieran. La respuesta de la población más conservadora ya la entiendo. Para ellos el cine, el teatro, cualquier evento cultural es ocio, distracción, una noche fuera de casa, y ya está, nada más.
Para nosotros también ha de ser ocio, distracción y un pretexto para salir de casa. Claro que sí, pero entendemos que, además, nuestra participación en los acontecimientos culturales supone algo más, es nuestra formación como persona, es nuestra búsqueda del librepensamiento, es nuestra proyección intelectual de gentes que pretende avanzar un paso más sobre la simple realidad.

Y a sus gentes, músicos, actores, directores, escritores, artistas que mueven nuestro intelecto hacia arriba, ¿cuánto les debemos?. Llevan décadas, siglos, luchando contra el cardiaco sentido de los conservadores por el arte y la creación cultural,. Y ahora esta derecha en el poder los castiga claramente por utilizar los medios de comunicación para denunciar las injusticias en nuestro país y en otros lugares del mundo entero. Y nosotros ¿qué hacemos?. Ya, son “intelectuales”, y no nos fiamos. ¡Qué listos que somos!.

Todos conocemos cientos de momentos en los que estos “compañeros de viaje” han dado continuamente la cara por la libertad, por los más débiles, contra la injusticia social y contra la opresión allá dónde se produzca. Yo quiero recordar uno de 1976, cuándo casi todo acto cultural seguía prohibido en este País. El Teleclub Revuelo contrató a Elisa Serna para que cantara en la plaza de Sonseca. Unos fascistas montaron su numerito, y cuándo Elisa comenzó a cantar “Las Cárceles” de Miguel Hernández, la Benemérita decidió que la fiesta se había acabado. Elisa tuvo que pagar su multa por cantar una canción prohibida.

Elisa Serna y cientos de cantautores, pintores, actores, escritores….luchaban continuamente a favor del cambio de la dictadura a la democracia y el premio era claro: multas y cárcel en la mayoría de los casos. ¿Alguien sabe qué fue de Elisa Serna cuándo se implantó la democracia en éste país? ¿a cuánta gente le importó?.

Y ahora, la gente del cine y del teatro, sigue con sus denuncias. Estamos de acuerdo con ellos en que aquí sigue habiendo demasiadas cuestiones que han de ser cambiadas. Ellos y ellas denuncian desde sus plataformas, a cambio, la derecha, desde el Gobierno, el partido y sus mass media afines, les insulta, les machaca y les pone todas las zancadillas posibles, incluida la de la subida de impuestos a todas las ventas de creaciones culturales.

Han estado siempre a nuestro lado y seguimos mirándolos de reojo. Suelen ser críticos con todo y con todos, y eso a veces no nos va bien a sus compañeros de trinchera.
Apenas les apoyamos en sus reivindicaciones,  pero es que tampoco compramos libros ni C.Ds, apenas vamos al teatro y ya ni siquiera acudimos al cine.

Parece que esta batalla también nos la están ganando. Espero que solo lo parezca.


Ricardo Garanda R.