lunes, 3 de junio de 2013

Volver atrás


EL POEMA DE RICARDO


 

El otro día, en un hotel de Cracovia, tuve un sueño que  no entendí hasta que hoy he releído este poema que empecé a escribir en Marzo del 73 y colofé hace 2 meses.

En el sueño había dos vehículos, uno detrás de otro, en la salida de una carrera. Ambos vehículos estaban pegados. Yo estoy en el de atrás, dan la señal de salida.

El de delante no arranca, yo no me puedo mover.

Pasa el tiempo y él gana porque está delante.

Me cabreo y le digo a la organización que a partir de ahora yo siempre adelante.

Quien no quiera o no sepa gritar que se aparte.

  

Volver atrás


 
Esta noche
necesito recobrar
los mitos
de mis sueños
y colocarlos en la vitrina
de mi fuerza
para recordar, altivo, las caras
de quienes no arriesgáis un grito.

 
Recuperar
mi antigua carcajada
contra las maquinas andantes,
mudas, calladas,
manejadas.
 

Reconstruir
el quebrado poema
que aquel día distinto
abandoné en silencio.
Volver atrás,
éste no es mi sitio.

 

Ricardo Garanda R. (Sonseca, 22-3-75/ Toledo, 25-3-13)