viernes, 11 de octubre de 2013

¿Que está pasando aquí con la salud?

LA COLUMNA DE LOS VIERNES

¿Que está pasando aquí con la salud?



En Madrid, el Programa de Detección del Cáncer de Mama (DEPRECAM) se paraliza durante siete meses por problemas burocráticos y 30.000 mujeres en edades de riesgo quedan expuestas a una enfermedad cuyo diagnóstico precoz puede marcar perfectamente la distancia entre la vida o la muerte.


Y aquí no pasa nada.

El Consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid D. Javier Fernández-Lasquetty se descuelga diciendo algo así como que se trataba de unas “dificultades administrativas”, un problema “sin importancia” que tenía que ver con el retraso en la contratación con las empresas sanitarias privadas que se tenían que ocupar de estas revisiones mamarias.

¿Dificultades administrativas? ¿Problema sin importancia? ¿Es que aquí no pasa nada?

Este hombre debiera estar inhabilitado simplemente por hacer esas declaraciones.
No digo nada por no gestionar con carácter de urgencia un servicio sustitutorio al de estas empresas con las que se tenían esas “dificultades administrativas”.

Y políticamente... Estamos ante un Gobierno de la Comunidad de  Madrid que, protegiendo intereses espúreos,  se niega a gestionar lo público y, al mismo tiempo, se demuestra incapaz de interactuar correctamente con las empresas privadas a las que se les entrega la gestión.

Estas incapacidades ya han sido demostradas en otras ocasiones, o si no que les pregunten a los profesionales de la enseñanza sobre el lío que están montando en este comienzo de curso; pero que esta falta de eficacia nos lleve a estos riesgos en la salud de estas ciudadanas es ya harina de otro costal.
La Asociación Española contra el Cáncer (AECC) mantiene que las probabilidades de curación de este tipo de cánceres son prácticamente del 100% si se detectan a tiempo. Dando por supuesto que este dato es exacto, la actitud de la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid es sencillamente CRIMINAL, y sinceramente pienso que debiera tener consecuencias jurídicas, bien por demandas de las personas a las que se ha puesto en riesgo su salud, o bien por intervención directa de la fiscalía.

Pero aquí parece que no pasa nada. ¿O si?
Veremos.

Ricardo Garanda Rojas

@rgarciaaranda