miércoles, 22 de enero de 2014

Buscando la seda en el agua

EL OJO DEL FOTÓGRAFO

Buscando la seda en el agua


Hola de nuevo a todas y todos. La semana pasada traje a esta sección algunas escenas de mi reciente visita a los Pirineos en las pasadas navidades. Aquel viaje dio material para más de una entrada de este blog, y si la semana pasada el hielo y la nieve eran los protagonistas, en esta ocasión nos quedamos con el agua en su estado mas habitual...




Para alguien de secano como yo, poco acostumbrado a exhuberancias acuáticas, pasear por entornos en los cuales en cada curva las montañas arrojan agua a los valles por donde se precipitan ríos bravos y rápidos es todo un espectáculo.


 Por este motivo me propuse en intentar convertir esas corrientes de agua en movimiento en texturas sedosas, buscando que esos rápidos dibujasen suaves ondulaciones donde en realidad hay movimiento y saltos de agua.

 
 Las riberas nevadas competían con las aguas en movimiento que se derraman entre los cortes del relieve en pozas de un verde casi imposible


 La fuerza del agua arrastra piedras y sedimentos en función de su caudal conformando un cauce abrupto, lleno de obstáculos que hacen que el torrente vaya buscando su camino valle abajo


 En otros sitios, las presas artificiales para intentar contener y regular la fuerza de las aguas salvajes permiten conseguir estas cortinas blancas con el horizonte de los altos relieves del cañon del Añisclo


 La permanente sombra de unos valles a los que el sol del invierno apenas llega allá donde encuentra un recodo transmite una sensación de frío al que contribuyen los árboles descarnados y los grises de las rocas.


Cierro esta entrada de esta semana con dos fotos donde quería reflejar la majestuosidad de un paisaje permanentemente vertical. La foto de la derecha es la cascada de Sorrosal en el municipio de Broto. Junto a la persona que se divisa en primer plano hay otra más para terminar de dar la escala adecuada a la escena que se haya sobre la roca que hay justo debajo de la cascada. Os recomiendo ampliar la imagen para comprobarlo.




 La otra es la cascada del estrecho en Ordesa. La foto vertical pretendía sacar las impresionantes paredes del valle que impiden, lo que convierten a la cascada en una mínima parte de la escena.


Y hasta aquí este paseo por el agua y algunas cascadas de Ordesa. Lamentablemente no seguimos la excursión hacia las gradas de Soaso o la cola de caballo que son las cascadas más famosas del parque nacional de Ordesa y Monte Perdido. Prometo que la próxima vez que vuelva llegaré hasta ellas y os las traeré a esta sección. Hasta que eso ocurra espero que os haya gustado esta muestra, y si es así os espero de nuevo por aquí la semana que viene.

Chaoooo!

JLROMERO

@romerojl