viernes, 10 de enero de 2014

Me duele Mi Tierra

LA COLUMNA DE LOS VIERNES

Me duele Mi Tierra

No me preocupa que nuestros hijos e hijas se tengan que ir a Inglaterra, Alemania o Canadá. Lo que me preocupa es que se tengan que ir.
Me molestaría lo mismo que tuviesen que emigrar al PaísValenciá o a Galicia o a Catalunya. Porque aquí, cuándo decimos España damos muchas cosas por sentado; asumimos una homogeneidad que nunca ha sido real, ni en el franquismo, ni en la democracia pre-crisis, ni ahora, en plena crisis.
 
Pero en Castilla la Mancha hubo un momento en el que quisimos creerlo, parecía que podíamos siquiera parecernos a otras regiones de España, de Europa, que venían beneficiándose históricamente de medios sociales más adecuados, respaldados en una renta per-cápita con más posibilidades.  Necesitábamos mucha ayuda y tuvimos bastante y nuestros hijos empezaron a poder estudiar sin salir de la región, y tuvimos una asistencia de la seguridad social con un buen nivel de funcionamiento, y, además del sector servicios cercano a Madrid,empezamos a crear nuestros propios núcleos industriales con nuestra modesta pero eficaz comercialización: muebles, textil, productos agrícolas como el vino y el aceite….
Parecía que “los tiempos anteriores al diluvio” habían quedado superados, parecía que podíamos. Durante un tiempo lo creímos.

Cuando una región rica tiene recortes, sigue siendo rica, aunque menos. Cuándo a una región pobre se le recortan los avances sociales de los últimos años y no se le apoya en sus incipientes medios de producción, la condenamos a ser lo que era: una región pobre otra vez. De nada han servido las ayudas solidarias de los presupuestos europeos.  Todo el esfuerzo se está quedando en nada.
Que la crisis no afecta por igual a todas las regiones de Europa es una obviedad, pero que tampoco afecta por igual dentro del mismo país, es algo que alguien tendría que valorar mejor de lo que pudieran estar haciéndolo. No se puede seguir gobernando en base a dos fatalidades que justifican cualquier inoperancia: Mandato europeo y Herencia recibida. La política tiene que tener otras respuestas si los gobernantes saben encontrarlas. Pero estos no saben.

En Castilla la Mancha tenemos muy mal presente y vamos a tener muy mal futuro. A ver cómo me explico para que no me digáis que igual que en todas partes. No, aquí no habrá futuro salvo el de volver a movernos dentro de los límites de lo que fuimos hasta no hace mucho: una de las regiones más pobres de Europa.

Tener a la Presidenta que tenemos, rodeada de un equipo de gobierno que francamente da grima,  multiplica los efectos negativos de las políticas que se están llevando a cabo en el resto de España. Además, esas instrucciones nacionales tienen matices en cada comunidad. Incluso seguro que algunas de esas líneas se marcan sabiendo que luego en los territorios de una forma u otra tendrán correcciones. Tenemos muchos ejemplos de ello. Pero en Castilla La Mancha no se salen ni un ápice del guion. No puede, es la subjefa y tiene que dar ejemplo. Para ella perfecto, no tiene que esforzarse, todo al pie de la letra.

Me duele lo que están haciendo en mi Tierra, me duele lo que va a quedar de ella. Solo nos queda esperar que pase el tiempo y que el próximo año los partidos de izquierdahablen, se sacrifiquen y se pongan de acuerdo para sacarnos de esta. Si así fuera, ecamino posterior será muy difícil, pero con otra moral.

Por favor.

Ricardo Garanda Rojas
@rgarciaaranda