viernes, 7 de marzo de 2014

Caja de Compás Suiza Wild Heerbrugg (Modelo RZ22)



LA COLUMNA DE LOS VIERNES

Caja de Compás Suiza Wild Heerbrugg (Modelo RZ22)



Hoy yo quiero escribir de las mujeres. ¿Por que mañana es su día reivindicativo?. Pues si, me ha parecido una buena razón.
Reflexiono muchas veces sobre las mujeres en sus reivindicaciones y siempre acabo mis escritos con la extraña sensación de que no soy capaz de reflejar lo que pienso y siento.
 Sus vidas, sus luchas, la histórica injusticia que se ha cernido y se cierne sobre ellas.


Nuevamente, las noticias de estos días nos animan poco. Esos datos de maltrato en Europa (hasta las referencias nos fallan en esto) nos hace, una vez más, mirar al infinito mientras soñamos soluciones. Y  lo de la Ley anti-aborto ya en nuestro país, con el gobierno “erre que erre” y las gentes desagradables e ignorantes, o aparentando ignorancia, con sotana o sin ella, diciendo barbaridades, como la de muertos de guerra civil, de los que, por cierto, ellos fueron parte fundamental hasta el punto de bendecirlo.
Y el desempleo atacando mucho más (otra alegría) a las mujeres en trabajos tan sensibles a las necesidades sociales como la Sanidad y los servicios de apoyo a los más necesitados. Al carajo se han ido los avances en cuánto a ocupación femenina. No es que fueran una maravilla, pero ahora... Ya vimos lo de la fiesta de los móviles, casi las únicas mujeres profesionales eran las azafatas. Esto que no falte…

Si que estoy yo optimista para este día 8. Pero, como dicen las más militantes en la lucha feminista, esto no es una fiesta, no está la cosa para felicitaciones. Claro que se entiende, como se comprende que la situación más bien está para cabrearse, coger aire, apretar el puño y a la calle. Otra vez, todas las mujeres que quieran defender sus derechos, a la calle.

Y nosotros con ellas, en el sitio de compañeros que nos corresponde. El que quiera, claro, y el que no, que no estorbe, que se quite de en medio, que no ocupe ni una esquina de la calle porque vienen las mujeres reivindicando sus derechos. Y nosotros con ellas.

Yo hoy quiero hablar de mujeres en sus reivindicaciones, tal vez porque mañana sea el Día Internacional de la Mujer, no digo que no. Pero sobre todo lo que quiero es estar a su lado en unos momentos en los que la agresión 
hacia ellas,
                a su trabajo,
                                  a su dignidad,
                                                      a su libertad,
                                                                        a su igualdad,
                                                                                            a su autonomía personal,
está adquiriendo unos niveles de los tiempos del Diluvio, anteriores a los tiempos del Diluvio.

La “caja de compas suiza wild heerbrugg, mod.RZ22” se la tuvo que conseguir una mujer trabajando durante un verano de los primeros años 60. Quería ser arquitecta. Una profesión de hombres, y por ello tenía la oposición de su padre.  Ella fue una de las tres primeras mujeres que ingresaron en la Escuela de Arquitectura.
Esta historia, perteneciente al amigo Iñigo Vicente le ha servido a él, y, con su permiso , a mi, para expresar nuestra admiración por todas las mujeres que lucharon y luchan por sus derechos en tiempos difíciles.

Y aquí acabo mi columna teniendo, una vez más, la sensación de no haber dicho ni todo lo que pienso ni todo lo que siento. Será inevitable.

Ricardo Garanda Rojas
(@rgarciaaranda)