lunes, 24 de marzo de 2014

La Memoria de la Historia

UN CORTO DE RICARDO

La Memoria de la Historia

Fotografía de Marisa Flores

Vino solo, muy solo, con su camisa azul, poco usada, de la mano del Rey.
Se fue solo, muy solo, con su título de Marqués, del brazo de Rodríguez Sahagún.
Entre medias, éste hombre encabezó, con carácter, el grupo de hombres (y alguna mujer) que produjo el gran cambio político y social, en España, de la dictadura franquista a la democracia europeísta.


Vino solo porque desde la Izquierda no era fiable, un joven falangista difícilmente podría estar capacitado para convencer a aquellas Cortes de franquistas a entregar sus armas. Y desde la derecha era un niñato que quería traicionar las esencias de ésta gran nación.
Pero lo hizo. Y a juzgar por la opinión más mayoritaria lo hizo bien.  Legalizando  a los sindicatos y a los partidos comunistas se abrían grandes expectativas de libertad para las clases trabajadoras. Incorporando a la política a la burguesía que deseaba cambios para abrir mercados, las resistencias nostálgicas se redujeron al mínimo.
Y dio el perfil, como a un actor al que le dan un papel de ésos “de lucirse”. El problema vino después, cuándo había que empezar a incorporar la normalidad entre los grupos políticos, entre el gobierno y la sociedad. La Izquierda le atacó y la derecha no le defendió.
Y se fue sólo, del brazo de su amigo Agustín. Y con él se presentó a otras elecciones, y no los votó casi nadie.
Pero aquí respetamos más a los muertos que a los vivos. Tal vez esté bien que así sea.
Tenga el sitio que creo se merece en la gloria de la Historia.

Ricardo Garanda Rojas (@rgarciaaranda)